Un mes antes de que sufras un infarto tu cuerpo te previene con estos 12 síntomas

Cada año, en Estados Unidos muere un 25 por ciento de personas de ataques cardíacos, superando incluso a las  víctimas de cualquier tipo de cáncer.

Hay tres principales causas de ataques cardíacos, entre ellos presión arterial alta, colesterol alto y tabaquismo.

Además de lo anterior, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hay cinco condiciones que se aumentan el riesgo de ataque al corazón: diabetes, sobrepeso, mala alimentación, la inactividad física y consumo excesivo de alcohol.

Puede llegar a suceder que un mes antes que se presente un ataque cardíaco, la persona padezca los siguientes 12 síntomas, que se deben tomar como una señal preventiva y acudir al médico tan pronto como sea posible:

1. Molestia en el pecho: es la que resulta más frecuente; sin embargo, se presenta en diferentes formas. Algunas personas sienten una presión en el pecho, otras sienten como si les ardiera o les dieran pellizcos. La sensación de molestia se presenta en estado de reposo o después de haber ejecutado algún tipo de actividad física. No obstante, en las mujeres es muy frecuente que un ataque cardíaco se presente sin que haya molestias previas en el pecho.

2. Sensación de cansancio: se presenta sin que exista una razón para el agotamiento debido a que el corazón tiene que trabajar más duro cuando las arterias comienzan a cerrarse, y puede hacer que tareas simples resulten agotadoras. Puede provocar sueño constante.

3. Síntomas de resfrío durante mucho tiempo: aunque parezca inocuo, no lo es tanto, ya que es una evidente manifestación de insuficiencia cardíaca, ya que el corazón debe luchar más para hacer llegar la sangre a todo el cuerpo, haciendo que la sangre se filtre de nuevo en los pulmones. Si además de los síntomas persistentes de resfriado hay mucosidad de color blanco o rosa cuando se tose, puede ser síntoma de la fuga de sangre.

4. Hinchazón: cuando el corazón se encuentra luchando por bombear sangre al cuerpo, las venas pueden comenzar a inflamarse, causando un efecto de distensión. Entonces se empiezan a hinchar los pies, tobillos y las piernas, pues están más distantes del corazón. También es posible que se presente cianosis periférica, que es un tinte azul visto en los labios o extremidades.

5. Mareo y sudor frío: estando el corazón tan débil, lo más lógico es que su fuerza no sea suficiente para llevar al cerebro el suministro adecuado de oxígeno, por lo tanto, se presentan mareos, pérdida de conocimiento e incluso sudoración fría, todos asociados a un paro cardíaco.

6. Falta de aliento: al trabajar el corazón y los pulmones de manera unificada, si el corazón comienza a funcionar mal afecta a los pulmones, pues estos no reciben la cantidad de oxígeno que necesitan, lo que provoca dificultad para respirar y necesita.

7. Dolor de pecho, espalda, hombro, brazo y cuello: quizás sea este uno de los síntomas más evidentes de un inminente ataque cardíaco. Cuando el dolor se hace presente, lo más importante es que la persona conserve la calma; si el dolor desaparece tan rápido como se manifestó, lo más apropiado es que se acuda al médico de inmediato.

8. Debilidad inexplicable: semanas antes de un ataque al corazón, así como durante este, algunas personas advierten debilidad severa e inexplicable, al punto de no poder sostener un trozo de papel o un lápiz entre sus dedos, como si no tuviera fuerza alguna en su cuerpo.

9. Pulso sea rápido o irregular: si además de las pulsaciones sufres mareos, debilidad, hinchazón y todos los otras señales, puede ser evidencia de un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o de arritmia.

10. Problemas digestivos: No es de extrañar que las personas se sientan mal del estómago; puede haber hinchazón abdominal asociada a la insuficiencia cardíaca y eso puede llevar a tener mala digestión, pérdida del apetito y ardor intenso en el estómago.

11. Alteración en el estado de ánimo: esto quizás pase desapercibido, pero si la persona está por sufrir un infarto, su estado de ánimo se puede ver afectado, al sentir ansiedad intensa o miedo de la muerte. Quienes han logrado sobrevivir a un ataque cardíaco hablan de haber experimentado una sensación de muerte inminente. Por supuesto, el estado de ánimo puede cambiar siempre, pero si la persona está presentando otros de los síntomas nombrados arriba, es necesario estar alerta.

12. Tos:  la tos persistente puede ser un síntoma de insuficiencia cardíaca, consecuencia de la acumulación de líquido en los pulmones. En algunos casos, las personas con problemas cardíacos tosen flema sanguinolenta.

Si has experimentado muchos o todos estos síntomas en conjunto, lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera y descartes un infarto, mejor prevenir que lamentar.

Fuente: familias.com