«Un ambiente contaminado es potencialmente mortal, en particular para los niños pequeños», declaró la Dra. Margaret Chan, directora general de la OMS (Organización Mundial de la Salud). «Sus órganos en desarrollo, su sistema inmune, el tamaño de sus cuerpos y vías respiratorias, los hace especialmente vulnerables al aire y al agua sucios.»
 Resultado de imagen para fotos niños con asma
Los niños pequeños expuestos a la contaminación, tanto en exteriores como en interiores, incluyendo el humo del cigarro, sufren un mayor riesgo de padecer neumonía durante la infancia, así como sufrir de enfermedades respiratorias crónicas, como el asma, de acuerdo con reportes de expertos.
La OMS también alertó sobre el aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, infarto y cáncer debido a la exposición a la contaminación. No obstante, más del 90 por ciento de la población mundial está forzada a respirar en un medio ambiente que no cumple con la norma de calidad establecida por este organismo encargado de la salud a nivel global.
El respirar en un ambiente contaminado, ya sea en lugares cerrados o al aire libre, causa un importante efecto en la salud y en el desarrollo de los niños, y no solo en el contexto estereotipado de las grandes ciudades, sino incluso en las comunidades rurales muy pobres, donde la gente cocina en el interior de sus viviendas sin una adecuada ventilación, afirmó Joy Lawn, profesor de Epidemiología en salud infantil y reproducción materna en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Por su parte, John Holloway, profesor de las materias Alergias y Genética Respiratoria en la Universidad de Southampton, advierte acerca de los daños potenciales a largo plazo que ejerce la exposición a los contaminantes en los primeros años de vida, ya que afectan de por vida la salud y el bienestar de las personas.