Arabia Saudí, el primer consejo de mujeres sin mujeres

La monarquía wahabí parecía alejarse de su hermetismo con el anuncio de la presentación de un consejo de mujeres que tiene por objetivo promover la igualdad. Pero se quedó en ilusión mostrando en el estrado  trece hombres sentados debatiendo sobre el papel de la mujer. Y nos demostró lo que ya sabíamos, que la monarquía islámica es especialmente rigurosa con el contacto de hombres y mujeres. Por eso la única mujer que pudo intervenir en la ceremonia lo hizo mediante una videollamada desde una sala contigua, según informa la BBC.

La inauguración tuvo lugar en la región de Al Qasim, con la presencia del príncipe Faisal bin Mishal bin Saud, el gobernador regional. “En Al Qasim, vemos a las mujeres como hermanas de los hombres y sentimos la responsabilidad de dar más oportunidades a su trabajo”, afirmó el príncipe mostrándose orgulloso al anunciar que el consejo era único en el Reino de Arabia Saudí. En su discurso, el príncipe también señaló que el colectivo femenino constituye la mitad de la sociedad, aunque las imágenes del acto no lo reflejaron así. Precisamente su esposa, la princesa Abir bint Salman, fue nombrada presidenta de la junta. Ni con ese cargo consiguió aparecer en la foto de los presentes en la reunión inaugural.

Según una clasificación del Foro Económico Mundial, Arabia Saudí ocupa el puesto 134 (de 145) en derechos sociales de la mujer. Un país con una renta per cápita muy por encima de la media mundial,pero a la cola en igualdad de género. Hay que recordar que en Arabia Saudí las mujeres no pueden conducir, hacer deporte libremente y deben tener un tutor masculino, que puede ser el esposo, el padre o el hermano. Ese tutor es el encargado de tomar las decisiones más importantes de su vida: estudios, viajes, visitas al hospital, etc…, y es quien concede permiso para actos públicos como salir a la calle, ir a comprar, etc…
Las imágenes de la presentación se han viralizado en la red y han suscitado numerosas críticas que ponen en duda la voluntad de la región de colaborar realmente con la causa
, preguntándose si solo se pretendía maquillar su imagen misógina.

Parece que dejar de lado a las mujeres en reuniones que les conciernen específicamente está de moda, recordemos al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmando un decreto sobre el aborto acompañado únicamente por hombres. No me malinterpreten, creo firmemente que el hombre debe estar incluido en la discusión sobre el aborto, pues tanto debe responsabilizarse de sus obligaciones paternas, como respetarse y valorarse su lugar. Pero lo que no debe hacerse es dejar fuera a las mujeres, incluyendo a las que son pro-vida, no solo a las feministas pro-choice.
Y en la foto a continuación, donde se ve el día de hoy a los políticos norteamericanos tomando decisiones sobre el futuro de la salud de las mujeres, ¿qué falta? Exacto, mujeres también.
El presidente Donald Trump se reunió con los ultra conservadores de la House Freedom Caucus en la Casa Blanca este jueves 23 de marzo, para discutir lo que debe quitarse del Obamacare. Una cuestión de gran relevancia se puso sobre la mesa: ¿Deben considerarse “esenciales” el cuidado materno durante y después del embarazo y las mamografías en las coberturas del seguro médico que incluye la propuesta republicana? “No me gustaría perder mi mamograma”, bromeó el senador Pat Roberts (R-Kan.), que apoya tachar ese requerimiento de la lista. Luego disculpó. ¿En serio? Dan pena ajena.
¿Qué falta en esta foto donde los políticos norteamericanos toman decisiones sobre el futuro de la salud de las mujeres?
¿Qué falta en esta foto donde los políticos norteamericanos toman decisiones sobre el futuro de la salud de las mujeres?