El director del FBI pide al Departamento de Justicia que desmienta las acusaciones de Trump sobre Obama

James Comey argumenta que las alegaciones del republicano sobre supuestos pinchazos telefónicos durante la campaña es falsa

EFE, Washington

El director del FBI, James Comey,pidió sin éxito al Departamento de Justicia que desmintiese públicamente las acusaciones del presidente Donald Trump de que su predecesor Barack Obama había ordenado grabar sus comunicaciones en 2016, indicaron hoy medios estadounidenses.

La información fue revelada en primer lugar por el New York Times, y confirmada posteriormente por otros medios, quienes citaron como fuentes altos funcionarios estadounidenses. Comey argumentó que la gravedad de las acusaciones de “pinchazo” en las comunicaciones de Trump exigían un comunicado público por parte del Departamento de Justicia señalando que eran incorrectas.

How low has President Obama gone to tapp my phones during the very sacred election process. This is Nixon/Watergate. Bad (or sick) guy!

La denuncia de Trump, sin pruebas, de que su antecesor en el cargo había ordenado este espionaje fue hecha pública el sábado a través de la hiperactiva cuenta de Twitter del mandatario, y fue rechazada como “simplemente falsa” por Obama a través de un comunicado de su portavoz Kevin Lewis horas después.

De producirse estas escuchas, lo más probable es fuese el propio FBI el encargado de llevarlas a cabo, de ahí la insistencia de su director en desmarcarse de ellas. Asimismo, Comey quiso insistir en que legalmente el presidente estadounidense no puede ordenar estas grabaciones, algo que debe ser ratificado por un juez federal.

I’d bet a good lawyer could make a great case out of the fact that President Obama was tapping my phones in October, just prior to Election!

37.60737.607 Retweets

133.143133.143 me gusta

Por el momento, el Departamento de Justicia se ha mantenido en silencio al respecto. Por su parte, el presidente Trump, a través de un comunicado de su portavoz Sean Spicer, pidió hoy que sea el Congreso quien investigue estas presuntas escuchas, en el marco del caso sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de noviembre pasado, y determine si hubo un potencial abuso de poder por parte del Ejecutivo de Obama.

Spicer subrayó que ni la Casa Blanca ni el presidente Trump volverían a realizar más declaraciones sobre estas polémicas revelaciones, de las que el domingo por la noche seguían sin presentarse evidencias.

Las acusaciones han generado un nuevo revuelo en el agitado primer mes y medio de Gobierno de Trump, apenas días después de que el fiscal general, Jeff Sessions, quien encabeza el Departamento de Justicia, se inhibiese del caso sobre injerencia rusa en los comicios al conocerse que se había reunido el pasado año con el embajador ruso en Washington, Sergéi Kislyak.