Por ComparaGurú.com 

Aunque la amistad no tiene precio, existen algunas que te hacen gastar de más.
¿Te ha pasado?

Fiestas, regalos, comidas y eventos son solo algunos rubros en los que puedes gastar dinero gracias a tus amistades. Es obvio que todo lo que gastes para ir a la fiesta de cumpleaños de tu amigo es un gasto justificado. Pero también hay otras situaciones menos obvias en las que gastas dinero de más influenciado por tus amistades. Comprarte un iWatch porque es algo que tú quieres no entraría en este concepto; comprarlo porque todos tus amigos tienen uno y sientes la presión social de no encajar en el grupo, es un gasto hecho para ellos y no para ti.

¿En qué otras situaciones puedes gastar más de la cuenta  a causa de tus amigos?

  • Viajes.  Cuando no tienes ganas de salir ni de visitar ningún lugar, pero tus amigos te convencen para hacerlo, te diviertas o no, este es un tipo de gasto que tú solo no hubieras hecho.
  • Cumpleaños y fiestas. Desde comprar un regalo, hasta contribuir económicamente con la organización de la fiesta, es otro gasto que haces por ellos; y no importa si solo pagas el transporte, una parte del festejo o todo. También se incluye el costo de la ropa, accesorios y otros extras que tuviste que comprar cuando, por ejemplo, la fiesta es una “White party” o es temática.
  • Préstamos. En ocasiones, te sientes obligado a prestarle dinero a tu amigo que se encuentra en un apuro. Si confías completamente en él y sabes que ese dinero regresará a tus manos, ¡excelente!, pero… ¿y si no? En este caso, puedes financiarle la cantidad que estés dispuesto a regalar. ¿Por qué? Sabes que las probabilidades de volver a ver ese dinero son muy bajas. Si jamás regresa, no permitas que eso afecte su gran amistad.
  • La cuenta. ¿Te ha pasado que al pagar la cuenta hace falta dinero aun cuando todos pusieron su parte?

Si ya tienes una idea aproximada respecto a cuánto dinero inviertes en tus amigos, no se los reproches. La intención de este ejercicio es que conozcas cuánto dinero gastas y si estás de acuerdo con esa cantidad. Si consideras que es demasiado dinero, recuerda, siempre tienes la opción de rechazar algunas invitaciones sociales para no gastar de más.