• Si algo caracteriza a la Ciudad de México es su amplia oferta gastronómica.

Sobra dónde comer bien: desde los mejores restaurantes hasta los puestos callejeros. Pero hay una alternativa que cada vez cobra más popularidad entre los amantes de la buena mesa: los mercados gourmet. Cada uno tiene su propio sabor y ambiente, resultado del tipo de gente que impera en la zona, del estilo del lugar y, sobre todo, de la originalidad de su comida. En ellos no vas a encontrar franquicias de comida rápida, solo platillos originales elaborados con insumos de la mejor calidad.

Te invitamos a recorrer los cinco mejores mercados gourmet de la capital.

  • Mercado Roma

Arrancamos nuestro recorrido en el Mercado Roma porque es el que abre más temprano. Siendo sábado, a las nueve de la mañana apenas empezaban a cobrar vida los locales, unos antes que otros, mientras que al fondo, en los largos tablones de madera junto a la terraza, se iban acomodando los madrugadores para disfrutar un capuchino, un americano o un exprés cortado. Compartir una larga mesa permite que te sientas lo suficientemente solo y lo suficientemente acompañado a la vez.

Desde que entras a este mercado te topas con un puesto tras otro; la verdad es que están algo apretujados, lo cual es más notorio a la hora de la comida que por la mañana. Por un momento sentí que estaba adentro de una colmena, ya que los laberínticos pasillos, cuyo piso de mosaicos simula las cavidades de un panal, te llevan entre las barras de los puestos con forma de prisma, en los que se ofrecen antojitos mexicanos y todo tipo de viandas.

  • Marché Dumas

De la Roma nos dirigimos al corazón de Polanco, pues precisamente en la calle Alejandro Dumas se encuentra una acogedora casita con sabor afrancesado, cuyo ambiente resulta a la vez refinado y distendido. Alberga exquisiteces en cada rincón: desde repostería fina para acompañar un buen café, hasta pizzas orgánicas, un Cheese Club, platillos catalanes elaborados con ingredientes típicos de la región, marquesitas yucatecas y otros manjares que difícilmente encuentras en otro lado. También cuenta con una excelente selección de vinos y cervezas de todo el mundo.

Definitivamente, Marché Dumas es un espacio pensado por los amantes del buen comer, por lo que aprovechamos esta segunda parada para desayunar a cuerpo de rey en la cálida terraza.

  • Mercado Moliere

De los cinco mercados gourmet que visitamos en nuestro recorrido, me parece que Mercado Moliere es el que tiene la infraestructura más parecida a los mercados tradicionales de la Ciudad de México: una gran nave de dos aguas, con el frente abierto a la calle, en cuyos pasillos se encuentran distribuidos varios locales que ofrecen una basta y original variedad gastronómica. Ahora mismo, mientras reviso las fotografías de los platillos al escribir esta crónica, se me ha despertado el apetito… Debo mencionar que este mercado, ubicado en el nuevo Polanco, es un referente para los amantes de la cerveza artesanal y el buen vino, que se pueden disfrutar en la espectacular terraza. Una parada obligada después de visitar el museo Soumaya.

  • Mercado del Carmen, San Ángel

Cuando llegamos al Mercado del Carmen pasado el mediodía ya estaba a reventar, sobre todo de turistas. Alojado dentro de una casona cuya inconfundible fachada está pintada de azul pastel, este mercado se distribuye en dos pisos que albergan más de 25 locales. El moderno diseño interior contrasta con la arquitectura colonial del edificio, que está rodeado de hermosas plazas y parques llenos de arte e historia.

Aunque también podrás encontrar ropa, artesanías, curiosidades y música, el principal objetivo de este mercado es generar un ambiente de cultura gastronómica de alta calidad con una gran variedad de alimentos cuidadosamente seleccionados para seducir el paladar: desde postres veganos, malteadas, productos orgánicos, postres típicos yucatecos, hasta teacakes y scones ingleses; no olvides subir al segundo piso, donde está una casa de té decorada en estilo shabby chic, ideal para cargar las pilas antes de proseguir a nuestra última parada.

  • Mercado del Carmen, Coyoacán

Antes de finalizar nuestro recorrido gastronómico dimos una vuelta por Coyoacán, cuyo centro ha sido por muchos años lugar de reunión y refugio de artistas, filósofos, escritores, hippies y aristócratas. Sus calles están llenas de historias porque su constitución se teje junto con la edificación de la Ciudad de México. En la calle de Malitzin se encuentra este nuevo centro gourmet: Mercado del Carmen Coyoacán; sí, de los mismos creadores del que está en San Ángel.

El edificio es estilo minimalista, muy contemporáneo y acogedor. Al entrar descubrirás una amplia variedad de comida mexicana, rusa, española, oriental y vegetariana, así como mariscos, postres, tapas y pizzas. Entre los principales atractivos está una heladería con sabores mexicanos, como mango con flor de cempasúchil, limón con chía, dxuladi (cacao puro) y cacapote (cascara de cacao con ajonjolí negro). Sus más de veinte locales están repartidos alrededor de mesas comunales en las que pueden sentarse hasta 200 personas. También puedes curiosear en las tiendas de accesorios o darte una vuelta por la barbería que está en la parte superior, que cuenta con una espectacular vista del mercado.

Deja un comentario