El victorioso tiene muchos amigos, el vencido buenos amigos.
No vivas una vida espiritual de segunda, teniendo un DIOS de primera. Vivirás de victoria en victoria, pero por consecuencia tendrás que levantarte de batalla en batalla.
Y por favor, no olvides que tal vez, tú seas la unica oportunidad de alguien más para conocer a Dios.

-DH