El escenario de la infancia suele ser reproducido en la vida adulta. No tiene por qué ser así.

Fuente: Aleteia