Siempre que nos preguntan acerca de algún modelo educativo exitoso miramos a Finlandia. Ya sea por la calidad de sus resultados o por sus métodos vanguardistas en la formación académica de los niños y jóvenes, el sistema educativo finlandés es un ejemplo para todo el mundo.

Durante una serie de conferencias, la ensayista y pedagoga sueca Inger Enkvist, explicó cuáles son los puntos más importantes a desarrollar en todo sistema educativo, y los cuales, son la base de la formación de la población finlandesa.

“Lo más importante es la preocupación por la calidad de los profesores. En Finlandia, la docencia se mantiene como una de las profesiones más respetadas. Además, entre los jóvenes que se dedican a la enseñanza se encuentran solo los egresados del bachillerato que obtuvieron mejores notas”, afirmó la pedagoga.

Para ellos, el respeto y reconocimiento social por los profesores es la base de la educación, el profesorado es un colectivo profesional muy bien valorado por los alumnos, padres y el Estado. Este, tal vez, sea el punto principal para generar un modelo de enseñanza exitoso.

Por otra parte, y de manera rotunda, negó que la desaparición de las tareas para el hogar sea una buena idea, pues, “normalmente desde el primer año, a todos los niños se les enseña a hacer deberes para la casa. Es un disparate querer eludirlos. Ningún país con altos niveles educativos prescinde de las tareas en casa. Hay que añadir que, también, es necesario que sean deberes inteligentes, como algún tipo de repaso; ya que si el profesor manda ejercicios muy mecánicos, no sirve. Se necesita que sean tareas que hagan reflexionar al alumno. No es la cantidad sino la calidad.”, dijo Inger Enkvist.

Muchos expertos del tema sostienen que trasplantar el modelo educativo de un país a otro, como tal, no funcionaría, pues antes se tendría que adaptar a las necesidades específicas de la población. Ante estas opiniones comentó: “Podría funcionar, depende de si uno realmente quiere. Por ejemplo, en el Informe McKinsey se muestran países y regiones que han aumentado su nivel educativo en alrededor de seis años, por ejemplo: Polonia, Alemania o Minas Gerais, en Brasil. Es posible si realmente se quiere cambiar”.

Sin embargo, algunos investigadores afirman que este éxito en la educación no se debe a las peculiaridades de su método, sino a que es resultado de los múltiples factores y sucesos históricos, sociales y económicos que ha experimentado la población finlandesa. De cualquier manera, Finlandia se mantiene como uno de los países con mejor nivel educativo en el mundo y el cual, continuará siendo referente para que muchos países, incluido México, puedan mejorar el nivel académico de sus escuelas.