Por Suely Buriasco

El poder de la compasión va mucho más allá de sufrir juntos.

La compasión es una virtud que nos hace más humanos, nos da la capacidad para edificar buenas relaciones y tener serenidad en el alma. Al compadecernos legitimamos el dolor del otro y entendemos su manera de actuar. Sentir el dolor ajeno es crear energías empáticas de amor y comprensión. Sin embargo, el poder de la compasión va mucho más allá de sufrir juntos, representa esencialmente la voluntad de ser útil, o sea, se enfoca en la solución. Por eso, quien tiene compasión es capaz de transformar situaciones malas en benéficas.

Considera estos consejos para desarrollar esa virtud:

  1. Percibe al otro

Empieza un proceso de observar más a las personas que te rodean, intenta entender su forma de reaccionar ante las situaciones que se les presentan.

Utiliza los acontecimientos cotidianos para desarrollar esa fuerza interior que propiciará mayor sensibilidad en relación con los que tienes alrededor. Los pequeños actos de donación proporcionan tal satisfacción, que te sentirás motivado a aumentarlos.

  1. Sal de tu BURBUJA

Todas las personas tienen su propia carga de dolor y dificultades. Si sigues el primer consejo, llegarás a la conclusión de que ni de cerca eres la única persona que necesita atención. Deja de concentrarte solo en ti y haz que la piedad despierte tus mejores sentimientos. Nadie es víctima. Todos desean mejorar su situación y encontrar la felicidad, aunque no sepan cómo hacerlo. Si piensas de esta manera te sentirás con mayor disponibilidad para ayudar y ser más útil.

  1. Desarrolla la empatía

Procura entender a las personas desde su perspectiva, lo que ellas sienten a partir de los conceptos y valores que poseen. No anticipes conclusiones basadas en tu contexto de vida. No hagas juicios banales y concéntrate en lo que sí puedes hacer. Comprendiendo la forma en como el otro ve, tendrás más claro lo que puedes hacer para ser útil.

  1. Sé tolerante y paciente

Ten buena disposición para ayudar a los demás lo más que puedas. Sé tolerante y ten comprensión, principalmente hacia las personas difíciles e ingratas. Recuerda que no es por lo que hacen, sino por cómo te sentirás ante tus propias acciones.

  1. Reconoce a tus semejantes

La compasión, en esencia, es reconocer que todos somos seres humanos con aspiraciones y necesidades. Nos necesitamos unos a otros para evolucionar, motivar y superar nuestras dificultades. La constatación de esa verdad facilita la empatía y las relaciones.

Es de gran importancia reflexionar sobre el altruismo universal y nuestro grado de responsabilidad en el bien común. Esa noción de universalidad es la que promueve el deseo de ayudar a los demás a superar sus problemas y nos otorga la satisfacción de haber cumplido con nuestro deber como seres humanos.

Deja un comentario