Al dirigirse a un grupo de peregrinos católicos y luteranos de Alemania, el Papa Francisco condenó la hipocresía de los cristianos que no sienten misericordia hacia los refugiados y las personas de otras religiones.

Al dirigirse a un grupo de peregrinos católicos y luteranos de Alemania, el Papa Francisco condenó la hipocresía de los cristianos que no sienten misericordia hacia los refugiados y las personas de otras religiones.

«No puedes ser cristiano sin hacer lo que Cristo enseña”, dijo Francisco, haciendo una referencia a la parábola de las ovejas y los cabritos:

«Y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda. Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos?, ¿o sediento y te dimos de beber?  ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos?, ¿o desnudo y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.» (Mateo 25:31-46)

Recordó que el pecado que más condenó Jesús fue la hipocresía, esto es, cuando alguien declara ser cristiano, pero no vive de acuerdo con las enseñanzas de Cristo: “No puedes ser cristiano sin vivir como cristiano.”