El presidente de los Estados Unidos Donald Trump pretende adquirir al menos 26 terrenos de alta plusvalía en la Riviera Maya.

Cancún, Quintana Roo.- Parece indicar que el mandatario de los Estados Unidos (EE.UU.) no ha cumplido la promesa de no ejecutar acciones de inversión durante su mandato, así  mismo como congelar sus cuentas.

Una investigación realizada por el diario mexicano Excélsior ha señalado que el republicano no pierde el tiempo para hacer negocios, señalando que el magnate neoyorkino pretende despojar a un legítimo propietario de terrenos de la Riviera de Maya, Rodolfo Rosas Maya de una de las zonas más exclusivas y costosas de México.

El reportaje sostiene que el presidente de los Estados Unidos mantiene diversos juicios en México y EE.UU., hasta el momento se tiene contabilizados nueve demandas en varios juzgados en ambos países.

Por más de siete años, los abogados del inquilino de la Casa Blanca han mantenido vivo este litigio, pues cuando pierde frente a algún medio de defensa de propietario de las tierras, interpone otro recurso en una estrategia que pareciera de agotamiento.

Dicha adquisición tiene su origen a finales de 2005, cuando un grupo de empresarios de Mérida y la Ciudad de México, acordaron con los gobiernos de Chiapas, Quintana Roo y el de la Ciudad de México realizar en forma conjunta un magno evento con el objetivo de promover de forma mundial a México.

La idea fue del empresario Pedro Ramírez Sierra, de la Ciudad de México, cuyo Grupo Promotor MU es especialista en la organización y realización de actos masivos.

El grupo se puso en contacto con el empresario yucateco, Rodolfo Rosas Moya, conocido en la Península de Yucatán por su participación en obras públicas y privadas, a través de sus empresas constructora e inmobiliaria: Pyrsa Construcciones y Comercializadora Ronac.

Rosas Moya fue quien realizó el cabildeo del proyecto, convenció al entonces gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, y al de Chiapas, Juan Sabines, cuyas administraciones aportaron un millón de dólares cada uno.

El empresario estadounidense, en apariencia, había quedado conforme, al grado de que su hija, Ivanka Trump, asistió en Chetumal al último informe del exgobernador González Canto.

Posterior al Miss Universo, Trump recibió en su despacho, en Nueva York, a empresarios inmobiliarios de Quintana Roo, pues era conocida su intención de ampliar sus inversiones en el estado.

A más de dos años y medio de celebrado el Miss Universo 2007, Rodolfo Rosas Moya recibió una notificación judicial, para enterarle que cinco de sus predios ubicados en la Riviera Maya, que acreditó como parte de las garantías, más otros 21, le fueron embargados en forma cautelar, para responder en lo futuro por una demanda de presuntos daños, por gastos no cubiertos en el certamen de belleza.

Son esos 26 terrenos de alta plusvalía, en la Riviera Maya, lo que está buscando Trump para ensanchar sus propiedades y su influencia en los negocios turísticos.

Trump, ha venido perdiendo juicios y negociaciones de arbitraje de forma recurrente; el punto son las garantías que quiere hacer válidas, dos años después y durante siete años consecutivos que persiste en las demandas.

Los cinco terrenos se colocaron en un fideicomiso paralelo al contrato de celebración del evento, para complacer a Miss Universe.

Sin embargo, el empresario yucateco en ningún momento participó, ni sus empresas, en las firmas de los contratos, se limitó a aportar sus bienes para cerrar el trato.

El tribunal de Nueva York deslindó a Rosas Moya (JAMES ARBITRATION Case No. 1425013328) al considerar que Trump pretendió exigir indebidamente obligaciones al empresario mexicano.

Marco Antonio Bautista, director de Comercializadora Ronac, dijo que Donald Trump se vio obligado a proporcionar medios de garantía, de manera que si pierde el caso, tendrá que resarcir los daños morales y económicos propiciados a Rosas Moya.

 

Fuente: https://elsemanario.com/internacional/190623/donald-trump-podria-estar-envuelto-conflicto-interes-la-rivera-maya/

Compartir