Erradicar el bullying es el objetivo del método KiVa en las escuelas de Finlandia. Su éxito ha sido tal, que casi una decena de países ya ha puesto en marcha este sistema en sus institutos.

¿Qué es el método KiVa?

El método KiVa es un programa creado, después de 3 años de investigación, por la Universidad de Turku (Finlandia). Su nombre proviene del acrónimo de Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar), que significa en finés algo así como “buena onda”.

Ya para el 2009 el 90% de las escuelas en Finlandia lo habían integrado a sus planes escolares, y desde entonces, el número de niños víctimas de bullying descendió hasta en un 40%.

¿Qué es lo que hace tan efectivo a este método?

En primer lugar, explica Christina Salmivalli –una de las creadoras del programa KiVa–, se enfoca en la manera de actuar de los testigos del acoso escolar, ya que estos pueden mantener el problema o ayudar a acabar con él. Así, en lugar de aprobar silenciosamente el acoso o alentar a los acosadores, los niños comienzan a apoyar a los compañeros victimizados y, al hacerlo, transmiten el mensaje de que no aprueban el acto.

¿Cómo funciona el método KiVa?

Durante su etapa escolar, los niños asisten a una veintena de clases a la edad de 7, 10 y 13 años. En ellas aprenden a reconocer y enfrentar las distintas maneras en que se pueden generar situaciones de acoso y, a su vez, realizan ejercicios para mejorar la convivencia y avivar la integración de la comunidad escolar.

Por su parte, los profesores juegan el papel más importante pues, durante el receso, supervisan a los niños, y apoyados de material especializado –el cual se prepara 2 años antes de la implementación del programa en la escuela–, colocan carteles, presentan películas en clase y se organizan veladas para padres en donde se les instruye para que puedan trabajar con sus hijos desde el hogar. Otro aspecto relevante es que cuenta con un videojuego y una página Web especializada para consulta y actualización del personal escolar.

KiVa arrancó en 2007 y ya se ha implementado en casi una decena de países, entre ellos Holanda, Reino Unido, Francia, Bélgica, Italia, Estonia, Suecia y Estados Unidos. En México, la Orbis International School, en Mexicali, ha sido la primera en comenzar la capacitación para implementar este proyecto que, esperemos, termine invadiendo cada rincón de nuestro país.