Los nazis, para enmascarar el exterminio, recurrían al eufemismo «solución final»; ahora, el departamento de salud noruego hace lo propio cuando habla de «reducción fetal». «querer un hijo no implica tener que quedarte con dos», proclama el eslogan del turismo abortivo.

El representante de la junta directiva de salud noruega, Torunn Janbu, está promoviendo el “turismo abortivo” para todas las mujeres europeas. De esta manera, el Departamento de Salud del país nórdico ha reinterpretado las leyes abortivas para beneficiar, aún más, a la cultura de la muerte.

En este caso, si la madre no quiere tener a los dos gemelos puede abortar a uno de ellos. “Reducción fetal” es el eufemismo para describir el asesinato del nasciturus que ‘sobra’.

“Nosotros, como Junta Directiva no tenemos nada que decir sobre la ética”, se excusa Janbu. “Nosotros solo informamos a los servicios de salud locales cómo aplicar la ley (…) Todas las mujeres, independientemente de que sean noruegas o de otro país europeo van a tener en nuestros hospitales la absoluta libertad para abortar”, asegura en un comunicado.

Esta decisión ha sido una de las más controvertidas en el país y ha sido cuestionada por multitud de médicos que aseguran que abortar a un bebé sano, que está creciendo junto a su gemelo, no es ningún “beneficio para la salud de la mujer”, sino una tragedia social.

“Decidir a qué gemelo abortar es un peligro tanto para la madre como para el otro bebé. Los gemelos comparten en el vientre de su madre mucho más de lo que pensamos”, así opina la doctora Birgitte Heiberg Kahrs, especialista en cuidado fetal en el hospital St Olav’s en Oslo.

Es sabido que, a lo largo de sus vidas, los gemelos mantienen un vínculo más fuerte que el que suelen desarrollar los hermanos no gemelos. Su relación antes de nacer era casi una incógnita… hasta ahora. National Geographic nos revela algunas claves de su vida intrauterina.

Las vivencias que estos bebés comparten en el útero son positivas para su desarrollo y sientan las bases de una de las relaciones más bonitas que se pueden tener y que solo unos pocos tienen la suerte de disfrutar.

Así lo demuestra el espectacular documental de National Geographic En el vientre materno: gemelos, trillizos y cuatrillizos. Este estupendo trabajo nos ofrece las últimas investigaciones sobre la vida de estos bebés en el útero desde la concepción hasta el parto, gracias a la enorme (y muy novedosa) información que aportan las ecografías 4D.

Cuando los bebés empiezan a hacer movimientos controlados y a desarrollar la propiocepción, es decir, a ser conscientes del espacio que les rodea, los bebés que se desarrollan acompañados se interrelacionan: si uno le da una patada al otro, este se tapa la cara intentando protegerse. Estas acciones-reacciones rudimentarias conectan fuertemente a los hermanos; por lo cual, algunos psicólogos concuerdan en que esto sirve para acelerar su desarrollo.

Se ha comprobado que los fetos toman consciencia dentro del útero explorando su entorno. Y este es mucho más rico y atractivo al compartirlo con uno o más hermanos, donde cada uno puede tocar y jugar con los pies y las manos de sus hermanos, con sus cordones umbilicales, etcétera.

¿Qué sentirá el gemelo elegido para sobrevivir cuando experimenta la repentina y violenta muerte de su hermano provocada por el aborto?