Otto Dix es un artista prolífico y muy diverso. Tanto, que resultará difícil creer que las 150 obras exhibidas en el MUNAL provienen de la misma mano.

1476229783_964268_1476231302_album_normalDe lo que no hay duda alguna es que surgieron de la mente crítica y sagaz del mejor pintor alemán de la primera mitad del siglo XX.

Dix apenas iniciaba su carrera cuando tuvo el infortunio de vivir, en el campo de batalla, la Gran Guerra. La experiencia lo llevó a realizar una serie de grabados sobre la tragedia humana que acontece durante un conflicto bélico. Estas obras se han comparado, en veracidad y fuerza, con Los desastres de la guerra de Goya. Frente a ellos, exhibidos en una laberíntica primera sala,  sabemos que no hay escape de las atrocidades que somos capaces de provocar y provocarnos los seres humanos.

La guerra lo transforma: “El artista es el que tiene el valor de decir sí”, se lee en una entrada de su diario como combatiente, que avisa sobre su compromiso con la representación de la verdad. Su arte adquiere la indiferencia brutal de un reflejo en un espejo; será realista, contestatario, incluso cínico. No hay sentimentalismo cuando Dix plasma a la burguesía con punzantes pinceladas. En su ferocidad crítica recurrirá a códigos del arte religioso, como El tríptico, para plasmar la descomposición de la sociedad en la entreguerras.

captura-de-pantalla-2016-10-27-01-16-47

Obra tras obra, sala tras sala, vemos cómo la violencia y la sexualidad explícitas sustituyen a las nociones clásicas de la belleza. Esto, eventualmente, lo confrontará con el proyecto estético impuesto por el nazismo, en el que solo tenía cabida la idealización transformada en ideología. Su obra será considerada como Arte Degenerado y él marginado como artista.

1476229783_964268_1476231301_album_normal

Doce salas dedicadas a la pintura como experiencia emotiva, no visual, y al despliegue de una filosofía pictórica única: lo externo es la expresión de lo interno. Dix, el más penetrante de los retratistas, capaz de dotar toda semejanza con la agudeza de la caricatura, te inquietará en el MUNAL hasta el 15 de enero de 2017.