Este año, el Premio Nobel de Literatura ha sido concedido a Bob Dylan, cantante y poeta de música popular, causando gran polémica en los medios intelectuales.

¿El entretenimiento está sustituyendo a la cultura y la canción es más importante que la literatura?

La mayoría de los críticos coincide en que otros escritores merecían el Nobel antes que Dylan. Incluso dentro de la industria de la música, la obra de Leonard Cohen, un gran poeta, puede considerarse más uniforme en calidad. Tú, ¿qué opinas?

La razón es que la Academia Sueca acostumbraba otorgarlo a grandes luminarias de las letras y el pensamiento, como: Rabindranath Tagore, Luigi Pirandello, Eugene O’Neill, Thomas S. Eliot, William Faulkner, Ernest Hemingway, Juan Ramón Jiménez, John Steinbeck, Boris Pasternak, Aleksandr Solzhenitsyn, Miguel Ángel Asturias, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, entre otros.

Dejando de lado la controversia, ¿en qué ha destacado Bob Dylan, cantautor que se proyectó a partir de la generación de los sesenta? 1) ha sido un infatigable luchador en favor de los derechos humanos; 2) un defensor de la paz y el entendimiento constructivo entre los pueblos; 3) un promotor de la vida humana de los no nacidos; 4) un converso al cristianismo que no ha dudado en emplear su arte para difundir sus convicciones religiosas.

En su poema musicalizado, “La Respuesta está en el Viento” (Blowin’ in the Wind) se manifiesta contra las posturas belicistas de algunos países:

“¿Cuántas millas han de volar las bombas/ hasta que sean completamente prohibidas?”

Sobre la discriminación racial escribe:

“¿Cuántos años han de vivir cierta clase de personas hasta que se les permita vivir en libertad?”

Sobre la existencia de Dios canta:

 “¿Cuántas veces has de mirar al firmamento/ hasta que te persuadas que existe el Cielo?”

En su melodía “Maestros de la Guerra” (Masters of War) denuncia abiertamente cómo detrás de cada guerra los empresarios de la industria armamentista resultan ser los grandes beneficiados; a quienes no les importa si el enfrentamiento bélico es justo o no, sino que simplemente buscan enriquecerse a toda costa, sin importarles cuánta sangre joven e inocente se derrame.

En su poema musicalizado “Paginas del Pasado” (My Back Pages) hace un repaso de la historia de los Estados Unidos, señalando cómo en los libros de texto se han manipulado los hechos históricos, ocultando numerosas injusticias y actitudes inhumanas.

Dylan tiene un serial de canciones desde su conversión al catolicismo: “Cuando Jesús regrese”, “Servir a alguien”, “Tocando en las puertas del Paraíso”, etcétera, en las que expone sus inquietudes y motiva a sus seguidores a que se planteen preguntas trascendentales sobre la existencia humana.

Lo que podemos afirmar es que Bob Dylan revo-lucionó la música popular, introduciendo poemas modernos y convirtiéndola en un poderoso instrumento transmisor de ideas y conceptos que invitan a la reflexión.