El cáncer es reconocido a nivel mundial como un problema de salud importante que afecta a millones de personas cada año. En México es la tercera causa de muerte.

Existe evidencia de que el riesgo de cáncer se puede reducir drásticamente siguiendo una dieta saludable llena de alimentos anti-inflamatorios.

Algunos alimentos que incrementan la inflamación y provocan cáncer son:

  1. Azúcar.
  2. Aceites refinados.
  3. Hidratos de carbono refinados.
  4. Productos lácteos convencionales.
  5. Carnes (farm raised).
  6. Alimentos procesados.

¿Qué es lo que funciona cuando queremos reducir inflamación y disminuir daño de los radicales libres? Sin duda alguna, una solución es consumir alimentos que combatan el cáncer, ricos en antioxidantes y fitonutrientes. Esto significa, evitar alimentos empaquetados y procesados, y enfocarse sólo en aquellos que no contengan antibióticos, químicos o toxinas.

Es recomendable consumir alimentos orgánicos, grass-fed y libres de aditivos, esto puede reducir, en gran medida, la carga tóxica de la alimentación.

6 Superalimentos que previenen el cáncer:

  1. Verduras de hoja verde: Como kale, espinaca, acelgas, berros, etcétera. Son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas.
  2. Verduras crucíferas: Se les conoce como potentes anticancerígenos, ricos en vitamina C y glutatión que se conoce como el mayor antioxidante en el cuerpo. Entre ellas están el brócoli, la coliflor, las coles y el rábano.
  3. Frutos rojos: Son los alimentos más ricos en antioxidantes en el mundo. Los arándanos, frambuesas, cerezas, fresas, bayas de goji, el camu camu y moras azules, son ricos en vitamina C, vitamina A y ácido gálico (un potente antifúngico/antiviral que fortalece el sistema inmunológico).
  4. Hierbas y especies: La cúrcuma, que contiene curcumina, ha demostrado en varios estudios su potente capacidad antioxidante y antiinflamatoria. Además, existen otras hierbas que fortalecen el sistema inmune como: jengibre, ajo, tomillo, pimienta cayena, orégano, albahaca y perejil.
  5. Nueces y semillas: Las semillas de chía y linaza son dos de las más ricas en nutrimentos, ya que contienen fibra, ácidos grasos omega 3 y minerales. Las semillas de hemp, calabaza, ajonjolí y girasol también son beneficiosas por su contenido de ácidos grasos saludables, así como las nueces, almendras y nueces de la india.
  6. Aceites no refinados: Son de coco, linaza, hígado de bacalao, oliva extra virgen. Estos nutren tu intestino y promueven una mejor función inmune, ayudan a alcanzar y mantener un peso saludable. Además, el aceite de linaza y el aceite de hígado de bacalao contienen ácidos grasos esenciales, además de omega 3.

Aun así, es importante disfrutar la vida sin el temor constante a desarrollar cáncer o enfermedad. La clave es encontrar equilibrio y enfocarse en lo que haga te sentir mejor.

Nutrióloga Andrea Villazón de la Rosa

Nutrición Clínica

Tel 553988 9603