La mayoría de las personas reconoce la importancia de tener una buena alimentación combinada con una rutina física para mantener un cuerpo saludable, pero pocos saben que la mente también necesita ejercitarse.

Llevar a cabo una rutina regular para conservar un cerebro “en forma” es más importante de lo que se cree. Beverly Sanborn, gerontóloga y Vicepresidente de Desarrollo de Programas en Belmont Village Senior Living –empresa americana especializada en el cuidado de las personas mayores–, señala que: “así como se entrena para ganar masa muscular o fuerza se necesita mantener la mente activa, sobre todo cuando envejecemos, para lograr construir una reserva cognitiva que ayude a nuestro cerebro a evitar problemas de pérdida de memoria”.

Los expertos consideran que los cambios en el cerebro pueden comenzar incluso desde dos décadas antes de que los síntomas de la enfermedad de Alzheimer aparezcan, sin embargo, investigaciones han indicado que hay formas de ayudar al cerebro a construir conexiones neuronales nuevas de manera continua. Esta reserva cognitiva es la que los adultos mayores pueden aprovechar para mantener sus funciones cerebrales por más tiempo. A continuación, algunos consejos para mantener el cerebro y el cuerpo saludable:

  1. Nutrirse. Lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro. Mantén una dieta baja en sal y en grasas saturadas, ingiere muchas frutas con piel de colores intensos (rojo, morado, naranja), vegetales de hoja verde y granos integrales, además de DHA Omega 3.
  2. Hacer ejercicio. Ejercítate mínimo 30 minutos cada día, e incluye algo de cardio y fuerza en el entrenamiento.
  3. Reta a la mente. Nunca es tarde para aprender. Encuentra maneras de hacer que las diferentes áreas del cerebro se conecten e interactúen, por ejemplo:
  • Pensamiento crítico. Puedes leer un artículo controversial, platicarlo con alguien y debatir los distintos puntos de vista que cada uno tenga.
  • Usa mente y cuerpo simultáneamente. Bailar es una actividad perfecta para ello. También puedes realizar actividades que necesitan de estrategia y/o movimientos complejos ¿qué tal el tai-chí?
  • Aprende algo nuevo. Elige algo que siempre habías querido aprender pero que por alguna razón nunca tuviste el tiempo ni la iniciativa para hacerlo.
  • Practica algo que aprendiste hace mucho. Usa habilidades y/o conocimientos que están almacenados en tu memoria desde hace tiempo.
  • Organiza las ideas. Puedes interpretar un poema o un proverbio. Ya sea de manera escrita o verbal, esta actividad realmente hace que el cerebro actúe. Mientras más difícil sea el texto, mejor será el ejercicio.
  • Piensa de manera analítica. Será como regresar a la escuela, o por lo menos hacer la tarea. El análisis y la resolución de problemas matemáticos ayudan a mantener la mente aguda.
  1. Mantenerse socialmente activo. Aislarse y estar inactivo puede llevar a la depresión, lo cual contribuye al desarrollo de ciertas demencias.
  2. Reducir el estrés. El estrés crónico libera un cúmulo de hormonas como el cortisol, que eventualmente afectaran las áreas cerebrales que regulan la memoria y las funciones cognitivas.
  3. Dormir, dormir y dormir. La falta de sueño altera la regulación natural de los ciclos y de los procesos restaurativos del sistema nervioso central.
  4. Concentrarse. Las interrupciones y cambios de actividad constantes interfieren con la memoria a corto y mediano plazo. Ya que, los cerebros maduros tienen mayor dificultad para cambiar entre una y otra tarea, poner atención y concentrarse es la mejor recomendación.
  5. Ser más espiritual. Por supuesto que esto es diferente en cada persona, pero en términos generales significa que tus valores y creencias te ayudarán a conectarte mejor con el mundo. Para ello, puedes meditar, rezar o realizar acciones para beneficio de la comunidad. Atender tu lado espiritual creará una sensación de bienestar y reducirá el estrés.
  6. Mantener un propósito en la vida. Todos necesitamos una razón para comenzar cada mañana. Sentir que la vida tiene un significado y que uno mismo tiene el control de ello, facilita las emociones y actitudes positivas y además fortalece tu cerebro.
  7. Evaluar y ajustar. No te estanques en la rutina. Al igual que el ejercicio físico, el trabajo mental debe de ajustarse periódicamente para que siga siendo efectivo.

Pero el mejor tip que nos da la experta Beverly Sanborn es no demorar para empezar y, sobre todo, no perder la esperanza. “Si bien no hay cura para una enfermedad como el Alzheimer, cuidar el cerebro y ponerle atención es la mejor forma de mantenerlo saludable y detener su deterioro. No importa si ya se es mayor o si ya existe un leve deterioro de la memoria, siempre es posible fortalecer tu cerebro siguiendo estas recomendaciones.

En mi experiencia, hemos visto mejoría en personas con pérdida temprana de memoria una vez que han comenzado a practicar regularmente estos consejos y son apoyados por personal especializado”.

Belmont Village Senior Living es una empresa especializada en el cuidado de las personas mayores; es líder en Estados Unidos en residencias de retiro; cuenta con 19 años de experiencia en programas de Assisted Living –cuidado y compañía–, y de Memory Care para personas con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. A finales de 2016 abrirá en la Ciudad de México su primera comunidad frente al Centro Médico ABC de Santa Fe.