La inteligente respuesta del cardenal Francis Arinze a quienes no se oponen al aborto

 … y con mucho sentido del humor: