Marc Chagall, Movsha Jatskélevich Shagalov, que era su nombre real, nació en el el seno de una familia judía, en Vitebsk, Bielorrusia, el 7 de julio de 1887.

Fue no de los más importantes representantes del surrealismo, y de los artistas gráficos más relevantes del siglo XX.
Sus pinturas, están llenas de un humor y una fantasía que encuentran su resonancia en el subconsciente.

Todas sus personales figuras, esta usualmente impregnadas de una exquisita inspiración poética.
En 1907 se trasladó a estudiar a San Petersburgo, donde recibió clases de Nikolái Roerich.

Enseguida alcanzó fama y reconocimiento con su pintura, dejando San Petersburgo para marchar a París en 1910, con el fin de reunirse con el grupo de artistas rusos que residían en Montparnasse, permaneciendo en la capital francesa hasta 1914.

Volvió a Vitebsk para casarse, donde le sorprende el inicio de la I Guerra Mundial.
Entre 1915 y 1917 vivió en San Petersburgo, tras la guerra, fue director de la Academia de Arte de Vitebsk de 1918 a 1919 y director del Teatro Judío Estatal de Moscú de 1919 a 1922.

Pasada la citada contienda se convirtió en un artista afín a la Revolución Rusa, incluso sería nombrado Comisario de Arte para la región de Vitebsk, donde fundó una escuela de arte; aunque sus relaciones con el sistema soviético, no funcionóaron, mudándose a Moscú en 1920, y finalmente a París en 1923.

Durante ese tiempo, pintó varios murales y llevó a cabo los decorados de numerosas producciones teatrales.

En 1923 cambió su residencia a Francia, dónde pasó el resto de su vida, a excepción de siete años, de 1941 a 1948, que vivió en Estados Unidos; el motivo no fue otro que huir de los nazis que tenían ocupado París, en plena II Guera Mundial, y como es sabido deportando a todos los judíos a los campos de exterminio, logró salir gracias a la ayuda de un periodista norteamericano, Varian Fry, que le posibilitó llegar e instalarse en la Villa Air-Bel en Marsella primero y a través de España, logra llegar a los Estados Unidos en 1941.

En cuanto al estilo y técnica de la pintura de Chagall, podemos decir que el uso singular del color y la forma, asume en parte la influencia del expresionismo ruso por una parte pero sobre todo la decisiva del cubismo francés. Muestra de su estilo inicial es el cuadro “Velas en la oscuridad”, de 1908, del que hizo sutiles variaciones.

Sus obras evocan de modo característico escenas de la vida de la comunidad judía en las pequeñas aldeas rusas, como en “Yo y la aldea”, de 1911, actualmente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York o “La casa gris” de 1917, en el  Museo Thyssen Bornemisza de Madrid que cuenta con varias obras de Chagall, “Velas en la oscuridad”,   y episodios de su propia vida, como la serie “Mi vida” de 1922; todo ello unido numerosas escenas de personajes judíos de los que es buena muestra “El judío orando”, de 1914, hoy en el Instituto de Arte de Chicago.

Algunos de sus cuadros más importantes, como “La aldea y yo”, o “El violinista verde”, están en el Museo Guggenheim, Nueva York, “El cumpleaños” y “Soledad” en el Museo de Tel Aviv.

Pasó dos veranos en Tossa de Mar, en la Costa Brava catalana, motivo por el que el Museo Municipal, de esta ciudad cuenta con su óleo “El violinista celeste”.

La mayor parte de su obra, está repartida entre París, Chicago, Nueva York, Suiza, Alemania, pero sobre todo en numerosas colecciones privadas, a día de hoy sus obras se pueden vender por más de seis millones de dólares.

En su ciudad natal, Vitebsk, se inauguró en 1997 un Museo que lleva su nombre, que solo contiene copias de sus cuadros, ya que durante la etapa soviética, fue declarado “non grato” por el gobierno y no cuentan con ninguna de sus obras originales.

Para su pintura, se inspiró en las costumbres de la vida en Bielorrusia e interpretó muchos temas bíblicos, reflejando así su herencia judía. En los años 1960 y 1970 se involucró en grandes proyectos destinados en espacios públicos o en importantes edificios civiles y religiosos. Formó parte de las vanguardias parisinas que precedieron la Primera Guerra Mundial.

Los temas bíblicos del Antiguo Testamento son el motivo central de las series de aguafuertes ejecutados entre 1925 y 1939, y de las 12 vidrieras para la sinagoga del Hospital Universitario. Hadassah, cerca de Jerusalén

Sin embargo, su obra se quedó siempre en los límites de estos movimientos y tendencias emergentes, incluyendo el cubismo y el fauvismo.

Estuvo muy conectado con la Escuela de París y sus exponentes, como Amedeo Modigliani.”
En 1981, recibió el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén.

En 1973 se inauguró el Museo Marc Chagall de Niza, en la Riviera Francesa, para dar cabida a cientos de sus obras bíblicas.
Chagall también ilustró obras literarias como “Las almas muertas de Gogol” y Las fábulas de Lafontaine.

Terminó las pinturas que decoran uno de los techos de la Ópera de París en 1964 y en 1965 los dos grandes murales que cuelgan en el vestíbulo del Metropolitan Opera House de Nueva York.

Murió con 97 años de edad, siendo enterrado junto a su esposa Vava, en Saint-Paul de Vence, localidad cercana de Niza, el 28 de marzo de 1985.

 

FUENTE: http://trianarts.com/marc-chagall-maestro-del-surrealismo/#sthash.5wtYdLR4.dpbs