La paz se construye día a día y todos somos responsables de ella. Eduquemos a nuestros hijos con valores y hacia una cultura de paz.

Son lamentables los hechos de violencia que ocurrieron el pasado domingo en Nochixtlán, Oaxaca, que tuvieron como consecuencia por lo menos 6 muertos, además de centenares de heridos.

México necesita que todos trabajemos unidos en la construcción de un país en donde nuestros niños, jóvenes y nuestras familias puedan vivir y desarrollarse en paz.

La educación de Oaxaca y en general de todo nuestro país no debe ser rehén de grupos políticos que toman como excusa el aprendizaje para negociar acuerdos o para sacar ventaja del magisterio.

Los niños oaxaqueños, y del resto de los Estados, no tienen por qué estar en medio de la violencia que este tipo de conflictos genera, ellos tienen derecho a una educación de calidad que comienza con los ciclos escolares completos además de un entorno de seguridad y tranquilidad que les permita desarrollarse integralmente.

Tenemos confianza en que haya una pronto resolución de los conflictos por el bien de los estudiantes, de las familias y de la sociedad en general.

Nos solidarizamos con las familias de las personas que, derivados de los actos violentos que se viven en Oaxaca, lamentablemente han cobrado la vida de seis personas.

La paz se construye día a día, todos somos responsables de ella. Eduquemos a nuestros hijos en valores, construyendo una cultura de paz.
Es indispensable que el Estado respete el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos conforme a sus convicciones y que creé mejores condiciones para que se proteja el núcleo familiar.

https://youtu.be/XJMxOg8-D-g