La denuncia presentada por un fiscal de Texas contra David Daleiden, el investigador que ha publicado los vídeos sobre el negocio de venta de trozos de cuerpos de bebés de la patronal abortista Planned Parenthood, ha sido desestimada.

 

La jueza Diane Bull desestimó el 13 de junio la denuncia presentada por Devon Anderson, fiscal del distrito del Condado de Harris (Texas, EEUU) contra David Daleiden.

Hay otra denuncia contra él, acusándole de usar licencias de conducir falsas, en proceso en otro juzgado. Parecen formar parte simplemente de una campaña de acoso en los tribunales con todo tipo de excusas por parte de la patronal del aborto, muy molesta por los vídeos con cámara oculta en los que se ve cómo las clínicas abortistas venden partes de cuerpos de bebés abortados: cerebros, pulmones, ojos, corazones, etc…

También otro fiscal ha intenado acusar a Daleiden, en enero de intentar comprar órganos humanos… cuando precisamente fingía intentarlo para así poder investigar a Planned Parenthood, que es quien ofrecía esos «productos».

A lo largo de más de una decena de videos, difundidos desde mediados de julio de 2015, Daleiden, a la cabeza del Center for Medical Progress (www.centerformedicalprogress.org, CMP), evidenció que Planned Parenthood se enriquecía vendiendo órganos y tejidos de los bebés abortados en sus instalaciones.

Las revelaciones del Center for Medical Progress han ocasionado que más de diez estados norteamericanos corten la financiación de Planned Parenthood con fondos estatales y que el Congreso de Estados Unidos abra diversas investigaciones contra la multinacional.

Un proyecto de ley que buscaba cortar los más de 500 millones de dólares en fondos públicos que recibe anualmente Planned Parenthood fue aprobado por diputados y senadores a inicios de este año, pero este recorte fue vetado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que es un entusiasta defensor de la patronal abortista.

La fiscal Anderson decidió abrir un proceso contra Daleiden, por supuestamente intentar comprar órganos de bebés abortados… pero no quiso investigar al proveedor,  la multinacional del aborto.

Durante el proceso, el abogado de Planned Parenthood Gulf Coast, Josh Schaffer, admitió bajo juramento que la fiscalía compartió información confidencial con su despacho, en una revelación que la defensa de Daleiden calificó de “indignante e ilegal”.

En Texas, la ley prohíbe “la compra y venta de órganos humanos” a cambio de una “consideración de valor”.

Entre las excepciones al delito, la norma considera el “reembolso de los gastos médicos o legales en que se incurrió para beneficio del destinatario final del órgano”.

Es labor del acusador –en este caso la Fiscalía del Distrito del Condado de Harris– demostrar “más allá de la duda razonable” que las excepciones a la ley no aplican. Para la jueza Diane Bull, la fiscalía no logró probar claramente su acusación, por lo que su denuncia es “nula” y “defectuosa”.

Para el Center for Medical Progress, la decisión de la jueza estadounidense “es la más reciente confirmación que las acusaciones” contra el investigador Daleiden “eran desde el principio una farsa por razones políticas”.

La doctora Jennefer Russo es protagonista de uno de los vídeos; se lleva la comida a la boca mientras habla tranquilamente del despiece de los niños a los que aborta. Como la doctora Nucatola y su ya célebre bocado de ensalada. Estos vídeos han dañado a la patronal abortista y han respondido con denuncias bastante absurdas contra el investigador que lo reveló.

“El Center for Medical Progress cumple con todas las leyes aplicables en el curso de su trabajo de periodismo de investigación y, mientras más detalles sobre los contratos de Planned Parenthood para partes de bebés abortados salen a la luz, es claro que Planned Parenthood y sus socios, como StemExpress, son quienes son culpables de traficar órganos humanos”, explicó la organización.

Por su parte, el abogado de Daleiden, Peter Breen, de la Thomas More Society (www.thomasmoresociety.org), explicó que “el objetivo ilegítimo de Planned Parenthood es claro: espera llevar la atención lejos del tráfico de órganos de bebés de la industria el aborto, atacando al hombre que expuso estas prácticas ilegales”.

“La Fiscal Distrital del Condado de Harris debería rechazar ese objetivo y procesar a Planned Parenthood, no a David Daleiden y sus investigadores”, señaló.

FUENTE: http://www.religionenlibertad.com/desestiman-una-denuncia-patronal-abortista-contra-daleiden-quien-filmo-50275.htm