Han desaparecido al menos 15 millones de niñas lactantes desde que comenzó la política del hijo único. Eso supone 2 por minuto. Cada año se abandona a un millón de bebés en China, en su mayoría, niñas.

Las madres son obligadas a abortar, son esterilizadas contra su voluntad o sin su conocimiento, los bebés son asesinados al nacer en los hospitales o abandonados o abandonados en la calle por sus padres para evitar represalias.