Sea cual sea el resultado del referéndum, la UE no volverá a ser la misma tras la consulta sobre la permanencia británica.

El Brexit (término inventado para referirse a la salida del Reino Unido de la Unión Europea) podría disparar una crisis política en Gran Bretaña. Pero más allá de si la mayoría vota a favor de abandonar la UE en un referéndum el próximo 23 de junio, el puro impacto de la posibilidad ya se está sintiendo en el mundo.

El debate refleja el creciente sentimiento nacionalista que está surgiendo a lo largo y ancho de Europa, el cual puede conducir a la fragmentación del continente y a otras consecuencias.

  • ¿Qué factores llevaron a los británicos a realizar un referéndum para decidir si seguir o no en la UE?
  • ¿Qué implicaciones económicas tendría un Brexit en Gran Bretaña y más allá?
  • ¿Qué países seguirían la vía del referéndum?
  • ¿Cuál es el futuro de la Unión Europea?

Sea cual sea el resultado del referéndum, la UE no volverá a ser la misma tras la consulta sobre la permanencia británica. En cualquier caso, las repercusiones serán de gran alcance.

Los resultados de cuatro sondeos realizados recientemente le dan una ventaja a la decisión de salir de la Unión Europea, mientras que el periódico The Sun respalda la decisión del Brexit:

“Fuera de la Unión Europea podemos hacernos más ricos, estamos más seguros y, por fin, libres para forjar nuestro propio destino… al igual que Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y muchas otras democracias”, publicó el diario británico. “Si nos quedamos, el Reino Unido quedará ahogado en muy pocos años por este estado federal implacable dominado por Alemania”.

Hasta esta semana el foco de atención de la campaña a favor de la UE, con el primer ministro David Cameron al frente, se ha puesto en advertir sobre las consecuencias económicas de un Brexit.

Ante los indicios de que no consigue hacer llegar su mensaje, Cameron ha recurrido al Partido Laborista de la oposición para que lo ayude.

El lunes su predecesor en el cargo, Gordon Brown, hizo un llamamiento apasionado a los votantes laboristas para que no dieran la espalda a la Unión Europea. Este martes, el líder actual del partido, Jeremy Corbyn, tendrá su turno.

“Hoy estoy haciendo un llamado a todo el movimiento laborista para que persuadan a los ciudadanos de quedarse en la Unión Europea para proteger el empleo y los derechos de los trabajadores”, dirá Corbyn en un evento en Londres, según su gabinete. “Sólo tenemos nueve días para salir y convencer a los laboristas de que voten a favor de quedarse”.

Puede que Ed Balls, exportavoz del Tesoro del Partido Laborista, no haya ayudado a la causa tras criticar la forma en que la UE gestiona actualmente la inmigración, aunque ha pedido a los ciudadanos que voten a favor de permanecer en el bloque.

“Tenemos que presionar a Europa para que restablezca fronteras adecuadas y ponga nuevos controles a la migración económica”, dijo Balls en el Daily Mirror. “Pero si salimos de la UE ahora, no podremos hacer que estos cambios ocurran y nos encontraremos con lo peor de los dos mundos, permanecer en el mercado único y estar obligados a aceptar el libre movimiento de ciudadanos como Suiza o Noruega; o abandonar el mercado único y ver las consecuencias negativas en el empleo, las inversiones y los servicios públicos”.

Según el diario español El País, el ‘Brexit’ seduce a la Inglaterra multicultural:

Las minorías étnicas tienden a ser más partidarias de la permanencia, pero el recelo ante los recién llegados alimenta el euroescepticismo entre ciertos migrantes más asentados.

El British Election Study, uno de los estudios electorales más antiguos del mundo, revela que el voto de las minorías étnicas puede ser decisivo en el referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea del próximo 23 de junio. Mientras el voto de los británicos blancos parece estar divido al 50%, dos de cada tres votantes de otros grupos étnicos apoyan la permanencia.

Movilizar a esos cerca de cuatro millones de personas -que se declaran menos seguros de que irán a votar que la mayoría blanca- puede ser crucial para los partidarios de la permanencia. Pero se equivocarían si dan su apoyo por descontado.

La inmigración es uno de los grandes temas en la campaña del referéndum. Un fenómeno especialmente sensible en lugares como Sandwell, una de las zonas más deprimidas del país, según la Oficina Nacional de Estadísticas. El municipio sufre por encontrar su camino después de la debacle en los años 80 del esplendor industrial, mientras recibe a decenas de miles de ciudadanos de países del este y el centro de la UE. La campaña por salir de la UE defiende que, de producirse el Brexit, Reino Unido podría mantener el acceso al mercado único e introducir restricciones a la migración comunitaria, algo que Bruselas y los socios europeos han repetido que no está encima de la mesa.