En 1986, Fouad Hassoun, con 17 años, perdió la vista en un atentado en Beirut

Ya en calma hoy en día, nos invita a seguir su camino: aceptar, avanzar y perdonar.

  1. No esperes nada a cambio

Perdón significa ir “más allá del don”, es dar por completo. El perdón debe otorgarse libremente.

La imagen del hijo pródigo en los brazos de su padre es importante para entender la esencia de perdonar… Se perdona sin condiciones, es una celebración. Nos debe proporcionar una dicha absoluta, una llama que nos haga estremecer.

No se perdona en confrontación: “Yo doy un paso si tú das otro también”. El perdón no es una moneda de cambio, es una dinámica para hacer reinar la paz. El perdón es gratuito, pero aporta muchos beneficios.

  1. Perdona en la vida diaria

El perdón se aplica tanto en las cosas pequeñas como en las grandes. No esperes a las ocasiones más evidentes ni a los momentos más íntimos.

No obstante, aunque forme parte de la vida diaria, el perdón no es un gesto banal. Puede que sea cotidiano, puede otorgarse varias veces al día, pero nunca es anodino. Hablamos de algo muy serio, es lo que nos mostró Cristo durante su Pasión: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

  1. Cambia la forma en que miras al prójimo

Al igual que Jesús cambió su forma de ver al joven rico, aprende a respetar: “mirándole, le amó”.

Si queremos estar listos para perdonar, es necesario preguntarnos por qué el otro hizo lo que hizo. El mal sigue siendo el mal, pero el perdón nos aleja de la indiferencia, nos hace preocuparnos por el otro.

El perdón sin respeto es sólo condescendencia. El perdón desde el respeto es justicia.

  1. Cree en ti

El perdón no es sólo una exigencia cristiana, sino que está en la naturaleza del ser humano, como la risa y las lágrimas. Todo el mundo es capaz de perdonar, sólo hace falta creer en ello.

  1. Expresa tu perdón

Una cosa es la voluntad de perdonar y otra cosa es el acto. Los dos son buenos, pero no podemos permanecer en la voluntad. Es necesario dar el siguiente paso.

Cada uno lo expresa como lo siente, a través de la palabra, de los gestos. En ocasiones la situación exige silencio. Pero el perdón debe ser expresado y, si es posible, debe ser dado a la persona a quien concierna directamente.

(Fuente : Sophie Le Pivain, La Vie, 17 de marzo de 2014)

Puede ver el testimonio completo original (en francés) en el vídeo de Fouad Hassoun (France 2, Le jour du Seigneur, Laurence Charrier):

 

FUENTE: http://es.aleteia.org/2016/05/23/5-consejos-para-perdonar/