La ansiedad es una emoción normal que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno.

Se vuelve anormal cuando es demasiado fuerte o prolongada para lo que lo desencadena y genera una sensación desagradable caracterizada por temor y síntomas físicos. Ésta, puede aparecer incluso sin el estímulo presente y dura 6 meses o más.

Existen diferentes problemas de ansiedad:

Fobias: Temor exagerado e irracional a algún objeto o situación.

Ataques de pánico: Presencia inesperada y repentina de terror intenso, palpitaciones, sudoración, falta de aire, dolor o malestar en el pecho, sensación de mareo o desmayo, miedo a perder el control o volverse loco.

Angustia de separación: Ansiedad por la separación de las personas cercanas. Surge preocupación por la seguridad y salud de sus seres cercanos o a que algo terrible los separe.

Angustia generalizada: Preocupación excesiva y constante por diversas situaciones de la vida cotidiana que puede llevar a mostrar fatiga, mal humor, berrinches ante situaciones peligrosas o inseguras.

Estrés postraumático: Reexperimentación de un suceso en la fantasía tratando de buscar formas de haberlo modificado, evitado o de haber protegido a otros.

Trastorno Obsesivo – Compulsivo: Obsesiones como ideas intrusivas, difíciles de controlar y que provocan malestar. Para disminuirlo, se crean compulsiones activas con el objeto de aliviar o impedir que algo malo suceda.

Si se detecta alguna de estas situaciones en un niño, lo más importante es buscar ayuda con un médico especialista para un diagnóstico certero. El especialista indicará los estudios necesarios para descartar causas físicas que pudieran ocasionar los síntomas.

El tratamiento consiste, regularmente, en un medicamento que le ayude a estabilizarse; son muy útiles técnicas de relajación, control del estrés y terapia emocional individual grupal o familiar.

El Dr. Jaime Romano Micha es Director General del Centro Neuropsicopedagógico Polanco S.C.

www.cnpp.org.mx

Tel 55152412