Durante o después de una entrevista de trabajo, es complicado saber si recibirás una oferta de empleo o el famoso “nosotros nos comunicamos”. Sin embargo, existen algunas señales que indican si el reclutador volverá a contactarte o no.

“Como candidato, te corresponde leer entre líneas y sopesar las acciones y respuestas del entrevistador para poder modificar el estilo de tu presentación o aclarar tus respuestas”, menciona Lynn Taylor, experta en temas relacionados al lugar de trabajo y coach de liderazgo.

Por ejemplo, puedes darte cuenta de lo que le despierta su atención y lo que le aburre escuchar para usarlo a tu favor.

Si detectas que la entrevista va por mal camino, Taylor sugiere mantener la confianza y actitud positiva, “en el peor de los casos, notar estas señales en el reclutador podrá ayudarte en futuras entrevistas”.

1. No mantiene contacto visual

Si sientes que prácticamente tienes que hacer señas y gritar al reclutador que estás frente a él porque parece poner atención a todo excepto a ti, no es buena señal.

“Intenta averiguar lo que sucede y cómo puedes modificarlo. Quizá necesitas elevar un poco la energía o encontrar la forma de conectar con el entrevistador en un nivel más personal”, expresa Taylor.

Aunque si la otra persona no te mira y se la pasa revisando sus mails, caminando alrededor de la sala o enviando mensajes, quizá debas preguntarte si te gustaría trabajar para alguien que se distrae todo el tiempo.

2. Muestra un lenguaje corporal negativo

Si el entrevistador cruza los brazos, se inclina en una dirección opuesta a la tuya o mira hacia la puerta, podría significar que no está interesado o impresionado.

“Es un buen momento para inclinarte un poco hacia adelante y mostrar entusiasmo mientras hablas, proyectarás confianza y probablemente te prestará más atención”.

3. Corta la entrevista

Si la entrevista termina de forma abrupta a los pocos minutos de haber entrado a la oficina del reclutador y sin ninguna explicación, es probable que no escuches nada de la compañía en el futuro.

“No puedes pedir más tiempo, de cualquier forma, agradece el tiempo para la entrevista y mantén tu confianza”, menciona Taylor.

4. Menciona que “hay otros candidatos bastante calificados aplicando al mismo puesto”

“Puede ser una advertencia para que no te decepciones si no hay una respuesta posterior”, explica Taylor; sin embargo, ten en cuenta que mientras estés en la entrevista, tienes oportunidades.

5. Te pregunta sobre tus debilidades y te las recuerda a lo largo de la entrevista

“Es una mala señal que el reclutador hable sobre tu debilidad principal una y otra vez. Significa que ven un claro problema de falta de habilidades o perciben detalles que podrían afectar tus posibilidades de tener éxito en el puesto”.

6. Destaca los aspectos negativos del puesto

Mencionar repetidamente que el trabajo requiere viajar mucho o trabajar fuera de tu horario, puede ser un intento de desanimarte para que dejes de interesarte por la vacante, menciona Taylor.

7. Nunca menciona los siguientes pasos o te pregunta por tu disponibilidad

“Si no te presentan a otros directivos o el entrevistador no demuestra interés en seguir adelante, puedes ser proactivo”, sugiere la especialista.
Por ejemplo, si sientes que aún tienes oportunidad de competir por la posición, puedes decir: “Me interesa mucho la vacante, ¿cuál sería el siguiente paso?”

8. Hace pausas largas mientras trata de pensar en la siguiente pregunta

“Cuando la entrevista es mala, parece que al entrevistador le toma cinco minutos pensar en otra pregunta. Esto ocurre porque no siempre saben cómo manejar la falta de interés”. Sin embargo, puedes aprovechar las pausas para formular tus preguntas sobre la empresa.

9. No muestra entusiasmo o no hay discusión sobre tus habilidades, logros o metas

Aunque parezca obvio, Taylor menciona que si esto sucede puedes preguntar de qué forma se define el éxito, tanto en el puesto como en la empresa.

10. Te dice que le darán seguimiento a través de un asistente

“Esta es un señal que el reclutador no quiere pasar más tiempo evaluándote, a menos que el seguimiento sea una segunda entrevista”.

“Al tomar nota de estas señales puedes modificar tus respuestas o comportamiento, pero si no funciona no significa que perdiste. La entrevista de trabajo también es una oportunidad para que evalúes a tu posible empleador, así que mantente objetivo”.

FUENTE: http://mundoejecutivo.com.mx/management/2016/03/31/10-senales-que-no-te-daran-empleo