Oración para las parejas en crisis:

portrait-119851_1280

«Que ese amor que tú bendijiste brote nuevamente…»

Jesús, aquí estamos, los dos frente a ti, como aquel día en que recibimos el sacramento del matrimonio. Como aquel día en que bendijiste nuestro amor. Pero ahora Jesús estamos derribados, secos, lejos de ti, sin el agua de tu amor.

Y ya nuestro amor se ha secado, derrama tu Santo Espíritu sobre nosotros, para que nos limpie, nos lave, nos restaure y nos renueve, para que ese amor que tú bendijiste brote nuevamente.

Jesús, corta y libera toda atadura de ambos al pecado, aleja todo espíritu de infidelidad, paséate por nuestra familia, por nuestro hogar, bendice a nuestros hijos, bendice nuestras vidas. Permite, Señor, que yo sea lo que mi esposo/a anhela, y que él/ella sea lo que yo anhelo.

Señor, restaura ese sacramento fuerte por el que estamos unidos. Sana, Jesús.

Jesús, que la Sagrada Familia se mude a mi hogar, para que sepamos criar a nuestros hijos, al estilo de María y José, y para que nuestros hijos sean como Tú. Mándanos a tus santos ángeles, a los arcángeles san Rafael, san Gabriel y san Miguel, para que nos protejan.

Derrama tu preciosa sangre sobre este matrimonio, sobre el hogar, sobre la familia, y Madre María, cúbrenos con tu manto. Amén.

…………………………………

 

Compartimos contigo más oraciones para fortalecer tu matrimonio: oraciones son para dar gracias, para matrimonios en crisis, para pedir un matrimonio feliz. Espero que te sirvan.

Oración del matrimonio:

Señor, nos queremos, nos amamos mucho, aun sabiendo que no existe nada realizado definitivamente, sino que el amor se construye día a día, con silencios y palabras y sobre todo, con mucha acogida y perdón. Cuando nuestro amor fue madurando te invitamos a nuestra boda. Fue tan maravilloso como en Caná. El sacramento permanente de tu presencia en nosotros nos ha hecho descubrir a lo largo de nuestra vida conyugal que el agua de nuestra rutina se convierte en vino de novedad, cuando nuestro amor es verdaderamente donación y entrega, cuando nos olvidamos de lo mío y aparece el nosotros, cuando tú con tu presencia nos conviertes verdaderamente en comunidad de vida y de amor. Amén.

Para tener un buen matrimonio:

Señor: Haz de nuestro hogar un sitio de tu amor.

Que no haya injuria porque Tú nos das comprensión.

Que no haya amargura porque Tú nos bendices.

Que no haya egoísmo porque Tú nos alientas.

Que no haya rencor porque Tú nos das el perdón.

Que no haya abandono porque Tú estás con nosotros.

Que sepamos marchar hacia Ti en nuestro diario vivir.

Que cada mañana amanezca un día más de entrega y sacrificio.

Que cada noche nos encuentre con más amor de esposos.

Haz, Señor, de nuestras vidas que quisiste unir una página llena de Ti.

Haz, Señor, de nuestros hijos lo que Tú anhelas: ayúdanos a educarles y orientarles por el camino.

Que nos esforcemos en el consuelo mutuo.

Que hagamos del amor un motivo para amarte más.

Que demos lo mejor de nosotros para ser felices en el hogar.

Que cuando amanezca el gran día de ir a tu encuentro nos concedas el hallarnos unidos para siempre en Ti.

Amén.

 

Oración para dar gracias por el matrimonio:

Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, te damos gracias y bendecimos tu santo Nombre:

Tú has creado al hombre y a la mujer para que el uno sea para del otro ayuda y apoyo. Acuérdate hoy de nosotros.

Protégenos y concédenos que nuestro amor sea entrega y don, a imagen de Cristo y de la Iglesia.

Ilumínanos y fortalécenos en la tarea de la formación de nuestros hijos, para que sean auténticos cristianos y constructores esforzados de la ciudad terrena.

Haz que vivamos juntos largo tiempo, en alegría y paz, para que nuestros corazones puedan elevar siempre hacia ti, por medio de tu Hijo en el Espíritu Santo, la alabanza y la acción de gracias.

Amén.

 

Oración por el matrimonio:

Oh Dios, nuestro padre celestial, protégenos y bendícenos.

Profundiza y refuerza nuestro amor a diario.

Concédenos por tu misericordia que no lleguemos a decirnos palabra mala el uno al otro.

Perdónanos y corrige nuestras faltas, y ayúdanos para que siempre nos perdonemos cada vez que sin darnos cuenta nos dañamos el uno al otro.

Cuídanos y guárdanos para que podamos estar bien en lo físico, alertas en la mente, tiernos de corazón, y devotos en espíritu.

Oh Dios, concédenos el aspirar y llegar a dar y ser lo mejor el uno para el otro.

También te pedimos que llenes nuestras vidas cotidianas de virtudes que sólo tú puedes darnos.

Y así, Señor, toma nuestro amor y nuestras vidas en conjunto, que sean para ti una alabanza, que estén al servicio de los demás.

Que estemos siempre unidos delante de ti, en alegría y en paz con la ayuda de Cristo nuestro Señor.

Amén.

 

Fuente: Oraciones.es