Cada año, en el hermoso mes de mayo nos llegan juntas, en una gozosa sucesión, las conmemoraciones por el Día de la Madre y el Día del Maestro.

Son días de fiesta en todo hogar y colegio, y no porque se suspendan las clases, sino porque se celebra a los pilares que sostienen ambas instituciones: la madre, a la familia, y el maestro, al colegio.

Para nosotros, es una fiesta doble que nos remite a la Santísima Virgen María, nuestra Madre y Maestra; a la Iglesia, que cumple esa doble función en el mundo, y a cada una de nuestras mamás que, indudablemente, son maestras desde el momento mismo de nuestro nacimiento, así como nuestros maestros y maestras han sido matrices de nuestra formación. Alejandro Magno decía que estaba en deuda con su padre por vivir y con su maestro por vivir bien.

En el colegio somos plenamente conscientes de esa inmensa responsabilidad y la  trascendencia que implica ser maestro, por lo que estamos en una tarea continua de desarrollo y superación, buscando los máximos niveles de excelencia; y sabemos, también, de las dificultades y retos cotidianos que entraña la labor docente. Por ello, a principios de este año realizamos el Primer Seminario de Profesores de los Colegios Miraflores Formándonos Trascendemos.

Fue una extraordinaria experiencia en la que maestros, religiosas, especialistas en pedagogía y desarrollo humano, empleados y trabajadores de los colegios, exalumnos, autoridades y personalidades de la sociedad civil convivimos, reflexionamos y trabajamos en conferencias y mesas de trabajo, en busca de las mejores respuestas a las preguntas que nos plantea diariamente el quehacer educativo.

La educación de las personas amadas no se confía más que a maestros de entera confianza y experimentados, decía la Madre Trinidad y en los colegios Miraflores, todos los días, nos esforzamos por estar a la altura de esa exigencia, para que nuestros niños y jóvenes sean las mujeres y hombres excelentes, comprometidos, y portadores de los valores trascendentales que la sociedad necesita.

Por eso es que todos los días de las Madres y del Maestro, son grandes días de fiesta en nuestros colegios y representan el espíritu diario con el que les agradecemos su labor en esta faena educativa que no termina nunca.

 asdasdasdasda

“…formamos un solo cuerpo en Cristo.

Dependemos unos de otros y

tenemos capacidades diferentes

según el don que hemos recibido.

Si eres profeta, profetiza,

si tienes el don del servicio, sirve,

si eres maestro, enseña….

Romanos 12, 5