Todos nosotros, independientemente del matrimonio y la situación familiar en la que nos encontramos, estamos en el camino de la misericordia.

El viernes 8 de abril fue un día histórico para el pontificado de Jorge Mario Bergoglio. En la Sala de Prensa del Vaticano los periodistas acreditados fuimos testigos de la presentación de oficial de la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Amoris Laetitia, por parte del secretario general del Sínodo de los Obispos, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, acompañado por el cardenal Christoph Schönborn, Arzobispo de Viena.

La Exhortación está compuesta de nueve capítulos, subdivididos en 325 números con 391 notas, para un total de 262 páginas. Es un precioso documento en donde el Santo Padre define el amor en la familia y nos presenta con gran “concreción y realismo” una especie de enciclopedia familiar que resume perfectamente la visión de su pontificado: “la lógica de la misericordia pastoral”.

Amoris Laetitia nace de la síntesis de los documentos conclusivos de las dos Asambleas Sinodales sobre la familia, pero ha sido enriquecido con las reflexiones del Santo Padre y su invitación a “afrontar con misericordia y discernimiento pastoral las situaciones que no corresponden plenamente al ideal que el Señor propone”.

A continuación, presentamos a nuestros lectores la entrevista “en exclusiva” que hemos hecho al Cardenal Lorenzo Baldisseri desde Roma y algunas claves para la lectura de este importante documento:

La iglesia no debe renunciar al matrimonio. Lo propone como ideal irrenunciable, pues es “el proyecto de Dios en toda su grandeza… Hoy más importante que una pastoral de los fracasos, es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y así prevenir las rupturas”.

Los divorciados no están excomulgados. “A las personas divorciadas que viven en una nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que no están excomulgadas… Estas situaciones exigen un atento discernimiento y respeto, evitando todo lenguaje y actitud que las haga sentir discriminadas”.

Abre los sacramentos a los divorciados. “El pastor no puede sentirse satisfecho aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones irregulares…”, dijo. En una nota abrió la posibilidad de los sacramentos a los divorciados y recordó que “la eucaristía no es el premio para los perfectos”.

Trata de integrar a todos. Todos nosotros, independientemente del matrimonio y la situación familiar en la que nos encontramos, estamos en camino. Coherentemente supera la división entre parejas en situación “regular” o “irregular” y pone a todos en la instancia común del Evangelio. Todas las personas están en el camino de la misericordia.

Respeto para los homosexuales. Afirma que “deben ser respetados en su dignidad y recibidos con respeto, con cuidado para evitar” todo signo de discriminación injusta “y especialmente todas las formas de agresión y violencia”.

Hacia una Iglesia misericordiosa. “Ponemos tantas condiciones a la misericordia, que la vaciamos de sentido concreto y de significación real, y esa es la peor manera de licuar el Evangelio”, afirmó el Santo Padre.

 

 

Fuente: Amoris Laetitia: claves de lectura

Escrito por Marinellys Tremamunno-Corresponsal de YI en Roma.

http://yoinfluyo.com/multimedia/303-videos/14999-cardenal-baldisseri-habla-para-yo-influyo-sobre-amoris-laetitia