Suele ser una consecuencia de una enfermedad hepática. El mecanismo de formación de ascitis más frecuente es la hipertensión portal y se diagnostica clínicamente con el signo de la matidez cambiante, si bien la técnica más útil y reproducible es la ecografía abdominal.

La ascitis también puede presentarse en enfermedades no relacionadas con el hígado tales como hipoalbuminemia, el cáncer, la pancreatitis, la insuficiencia cardíaca, la insuficiencia renal, síndrome nefrótico y la tuberculosis.

En los pacientes con enfermedades hepáticas, el líquido sale de la superficie del hígado y del intestino.

Síntomas:

En general, si la acumulación del líquido en el abdomen es escasa, no se producen síntomas, pero puede provocar distensión abdominal y acidez estomacal, indigestión y dolor en la espalda baja entre L2;L5, además de las dificultades respiratorias (disnea). En algunos pacientes con ascitis, los tobillos se hinchan a causa del peso del exceso de líquido sobre los grandes vasos inguinales. El dolor no es un síntoma característico en la ascitis. La hipertensión portal causa que se produzca circulación colateral apareciendo nuevas y prominentes venas abdominales superficiales.

¿Qué causa la ascitis?

La ascitis es el resultado final de una serie de eventos. Cuando ocurre la cirrosis, la sangre que fluye a través del hígado se bloquea. Este bloqueo causa un aumento de la presión de la vena principal (la vena porta) que distribuye sangre de los órganos digestivos al hígado. Esta enfermedad se llama hipertensión portal.

La ascitis ocurre cuando se desarrolla la hipertensión portal. Los riñones no pueden hacer que el cuerpo se deshaga de suficiente sodio (sal) a través de la orina. El que el cuerpo no pueda deshacerse de sal hace que los líquidos se acumulen en el abdomen, resultando en ascitis.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar ascitis?

Los factores de riesgo comunes para desarrollar ascitis son cualquier enfermedad que cause la cirrosis del hígado. Estas incluyen hepatitis B, hepatitis C, y alcoholismo/ abuso de alcohol. Otras enfermedades que llevan a la acumulación de líquidos son la insuficiencia cardiaca congestiva y el fallo renal. El cáncer de los órganos en el abdomen también puede llevar a tener ascitis.

Los síntomas pueden manifestarse lentamente o de repente según la causa de la ascitis. Es posible que no se presenten síntomas si sólo hay una pequeña cantidad de líquido en el abdomen.

A medida que se acumula más líquido, se puede presentar dolor abdominal y distensión. Las cantidades grandes de líquido pueden causar dificultad para respirar.

Muchos otros síntomas de insuficiencia hepática también pueden estar presentes.

Pruebas y exámenes

  • El médico hará un examen físico para determinar la magnitud de la hinchazón en el abdomen.

  • También le pueden hacer los siguientes exámenes para evaluar el hígado y los riñones:

  • Recolección de orina en 24 horas

  • Niveles de electrólitos

  • Pruebas de la función renal

  • Pruebas de la función hepática

  • Exámenes para medir el riesgo de sangrado y niveles de proteína en la sangre

  • Análisis de orina

  • Ecografía abdominal

  • El médico también puede usar una aguja delgada para extraer líquido de la ascitis del abdomen. El líquido se analiza para buscar la causa de la ascitis.

Tratamiento:

Se tratará la afección que causa la ascitis, si es posible.

Los tratamientos para la acumulación de líquido pueden incluir cambios en el estilo de vida:

  • Evitar el alcohol

  • Bajar la sal en la dieta (no más de 1,500 mg/día de sodio)

  • Reducir la ingesta de líquidos

  • El médico también le puede recetar medicamentos como: Diuréticos para eliminar el exceso de líquido

  • Antibióticos para las infecciones

  • Otras medidas que puede tomar para ayudar a cuidar de su enfermedad hepática son:

  • Recibir vacunas contra enfermedades como la influenza, la hepatitis A y B, y la neumonía neumocócica

  • Hablar con su médico sobre las medicinas que toma, incluso hierbas y suplementos, así como otras medicinas de venta libre

Los procedimientos que le pueden hacer son:

  • Inserción de una aguja en el estómago para eliminar grandes volúmenes de líquido (llamado paracentesis)

  • Colocación de un  tubo especial o derivación dentro del hígado (TIPS) para reparar el flujo de sangre hacia el hígado

  • Las personas con enfermedad hepática terminal pueden necesitar un trasplante de hígado.

  • Drenaje Linfático Manual  (DLM) Procedimiento no invasivo.

Posibles complicaciones.  Las complicaciones pueden incluir:

  • Peritonitis bacteriana espontánea (una infección del líquido ascítico potencialmente mortal)

  • Síndrome hepatorrenal (insuficiencia renal)

  • Pérdida de peso y desnutrición en cuanto a proteínas

  • Confusión mental, cambio en el nivel de lucidez mental o coma (encefalopatía hepática)

  • Otras complicaciones de cirrosis hepática

  • Cuándo contactar a un profesional médico

  • Si tiene ascitis, llame a su proveedor de atención médica de inmediato si presenta:

  • Fiebre de más de 100.5º F (38.0º C) o una fiebre que no desaparece

  • Dolor abdominal

  • Sangre en las heces o heces negras y alquitranadas

  • Sangre en el vómito

  • Hematomas o sangrado que se producen fácilmente

  • Acumulación de líquido en el abdomen

  • Hinchazón de las piernas o los tobillos

  • Problemas respiratorios

  • Confusión o problemas para permanecer despierto

  • Color amarillo en la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia)

El Drenaje Linfático Manual

El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica específica de masoterapia basada en el conocimiento de la anatomía y la fisiología linfática para mejorar esta circulación por sus vías naturales, movilizando el edema de las zonas más distales a las más proximales de la extremidad o zona afectada o de zona de estasis a otras con linfáticos sanos.

Mecanismo de acción

Se lleva a cabo un masaje con una suave aplicación de presión cuyo objetivo es estimular la salida de linfa y líquidos intersticiales de la zona afectada, esto se realiza aumentando la actividad de los linfáticos sanos, desarrollando vías de derivación secundarias como anastomosis linfolinfáticas y estimulando la contracción de los linfangiones en la zona afectada, así como evitando los vasos linfáticos obliterados o inefectivos

Técnica

Existen diferentes técnicas de DLM (Vodder, Foldi, Leduc…) que mantienen los aspectos básicos en común:

  • Se realiza con el paciente en decúbito con los miembros inferiores ligeramente elevados, excepto en el caso de linfedema de cabeza y/o cuello.

  • Se comienza y se termina con respiraciones diafragmáticas profundas.

  • En primer lugar se comienza con los ganglios linfáticos no afectados del tronco para vaciar los vasos linfáticos principales y se avanza progresivamente a zonas más distales.

  • El drenaje se realiza de proximal a distal y se alternan maniobras de evacuación y de resorción.

  • Los movimientos son lentos, indoloros y rítmicos utilizando una presión suave (menos de 40mmHg).

  • Cada sesión dura entre 40–60min, realizándose diariamente o al menos 3 veces por semana, durante 3 semanas o más.

Es importante que esta técnica se lleve a cabo por fisioterapeutas entrenados en ella.

El drenaje linfático manual (DLM) forma parte de la primera fase o fase de tratamiento en la terapia física descongestiva (TFD) para el tratamiento del linfedema.

Durante la fase de mantenimiento de la TFD se realiza el drenaje linfático simple que se aplica por el mismo paciente o por sus cuidadores.

Indicaciones

El DLM esta indicado en aquellos linfedemas estadio II y III según la Clasificación de la Sociedad Internacional de Linfología formando parte de la TFD.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones del DLM se pueden dividir en absolutas y relativas.

1. Contraindicaciones absolutas:

  • Generales: insuficiencia cardiaca moderada o severa, fallo renal, cirrosis hepática con ascitis, TEP, trombosis de la vena subclavia, tuberculosis o malaria no tratada.

  • Locales: infecciones agudas tales como celulitis, erisipela o cualquier proceso infeccioso en la zona donde se va a realizar el drenaje, úlcera cutánea extensa, hipersensibilidad del seno cartideo, arritmia cardiaca, ateroesclerosis carotidea, aneurisma aórtico, fase aguda de una trombosis venosa profunda o tromboflebitis, disfunción tiroidea, cirugía reciente, anexitis, embarazo y cualquier proceso álgido abdominal.

2. Contraindicaciones relativas: los pacientes podrían ser tratados pero garantizando su monitorización:

  • Hipertensión mal controlada

  • Asma: se aconseja un intervalo de 2 meses sin síntomas para llevar a cabo el DLM.

  • Tumor activo: este es un tema controvertido ya que durante mucho tiempo se ha considerado una contraindicación absoluta. Actualmente se defiende que el tratamiento del linfedema, incluido el drenaje linfático manual, no agrava las metástasis de pacientes con cáncer ya que su efecto mecánico no empeora su evolución y no hay datos científicos sobre una posible extensión metastásica debida al DLM. La presencia de metástasis implica una incapacidad para proporcionar una cura, pero no implica la incapacidad para tratar los síntomas y mejorar la calidad de vida en pacientes con linfedema.

¿CÓMO ACTUAN LAS CINTAS KINESIOLÓGICAS?

Las cintas kinesiológicas facilitan el drenaje linfático por medio de la elevación de la piel a nivel microscópico, lo que permite un mejor vaciamiento de los canales y por tanto la eliminación de las sustancias de desecho y disminución del dolor, aumentando el flujo intersticial, provocando una disminución de la presión negativa, volviendo a la homeostasis e igualando la temperatura.

Las cintas kinesiológicas de manera mecánica mejora el rendimiento deportivo y el bienestar físico. El resultado es un cuidado preventivo, sin medicamento, para el cuerpo en cualquier actividad. Es la opción preferida de todas las personas que practican actividad física.

Dorina Elainy Terapeuta Físico, Certificada en  Vendaje Neuromuscular por ZER y Target Tape Institute. Shihan Reiki, avalada y  miembro de Gendai Reiki Healing Association, Japón. Certificada y con reconocimiento internacional.

Para mayor información contactarme:

55-3111-9261

dorinaelainy1@yahoo.es

FUENTE: http://dorinaelainy.wix.com/terapeutafisico#!¿Qué-es-la-Ascitis/l8qnw/570155860cf2ecf50ee2d0ac