Con salud o sin salud, con dinero o sin dinero, solo o acompañado, joven o viejo… lo que hace que valga la pena seguir viviendo es tu capacidad para soñar y saber encontrar un sentido a tu vida: