La trata de personas ha alcanzado enormes cifras durante los últimos años tanto en México como en otros países y es, por lo mismo, considerada una ‘epidemia’.

Es el tercer giro ilegal más lucrativo para la delincuencia organizada a escala mundial –sólo superado por el tráfico de drogas y de armas–, ya que produce ganancias anuales por unos 9 mil 500 millones de dólares. Saber que ese dinero se deriva de la privación de la libertad y la explotación sexual de miles de mujeres, niñas y niños es triste e indignante.

Quienes pagan por sexo financian la esclavitud y la trata de personas. Sin ‘consumo’, el ‘negocio’ deja de serlo y, mientras menos ‘rentable’ sea esa actividad, más se reducirá el número de víctimas.

El tema te puede parecer ajeno, pero no es así. Si bien es el gobierno quien debe velar por los derechos humanos de sus ciudadanos, la sociedad debe tomar conciencia y denunciar esta actividad ilegal.

Es hora de tomar cartas en el asunto: NO te calles, NO tengas miedo, NO te sientas ajeno a este gran problema. Denuncia y comparte esta información
con tus conocidos, ¡el cambio está en cada uno de nosotros!