Un vistazo al perfil del humorista Jason Hewitt muestra cuánto ama a su esposa y a su familia. En un relato posteado en Facebook, Hewitt cuenta que cuando esperaba su turno de pagar en una tienda, admiró a una mujer que estaba formada frente a él. Fue cuando se dio cuenta de que se trataba de su esposa.

El post en el que narra cómo traicionó a su esposa se volvió en la noticia del momento en EE.UU. tras ser compartido más de 350.000 veces:

“Confieso que estoy un poco avergonzado de admitirlo, pero en cierta forma traicioné hoy a mi mujer. Lo voy a explicar. Estaba en el supermercado adquiriendo algunos artículos – pinza de cejas, cortaúñas, navaja de afeitar, cera depilatoria para bigote, algunos snacks y un cepillo de ducha – y cuando estaba en la fila de la caja vi a una mujer que me llamó la atención. Pensé para mí: “Wow, ¿quién será el afortunado que está con ella?”, ¡y en cuestión de segundos me di cuenta de que era mi esposa!

Sabes, fue algo fuera de lo normal ver a mi mujer en la misma tienda, en la misma fila de la caja, viviendo su vida sin saber que era posible que estuviéramos en el mismo lugar, a la misma hora, pero en diferentes autos. Había una persona entre nosotros en la fila, así que sólo estuve observando a mi amor, incluso le mandé dos mensajes de texto tipo: “¿Estás ahí, gatita?” y “¿Qué estás comprando, cariño?”, pero que no llamaron su atención mientras buscaba en el bolso un cupón de descuento que había guardado especialmente para aquella compra. Acabé desistiendo, y como pueden imaginar, podría haberme colocado a su lado, dejándola al mismo tiempo sorprendida y feliz de verme, pero en lugar de eso me quedé en mi sitio, sólo observando y pensando en lo que sentía por esa mujer.

En primer lugar, me quedé una vez más sorprendido de su belleza. Creo que siempre me doy cuenta, pero hoy, sin saber que ella estaría en la misma tienda, la vi con otros ojos y no pude creer que era su marido. Y eso me hizo enrojecer –pero nadie lo notó por causa de mi barba enorme. En segundo lugar, me quedé espantado por el hecho de que ella no se dio cuenta de que yo estaba allí. Esto tiene su lado bueno y su lado malo. Es bueno porque muestra que ella no tiene esa mirada curiosa y porque no vio al loco de barba grande espiándola por encima del hombro. Pero malo, porque ese podría no ser yo. Tengo que comprarle un spray de pimienta…

Además de eso, también fue malo porque entendí cuán cerca estuve de no haber tenido el amor de ella y todo el esfuerzo que tuve que hacer hace años sólo para atraer su atención y tener una oportunidad de llamarla para salir. Por un minuto sentí ese dolor familiar de la desgracia cuando la vi por primera vez y me dije que era imposible. De alguna manera la conquisté a pesar de mis inseguridades, imperfecciones e incapacidades.

Era tan feliz al ver lo confiada, independiente, capaz, humilde, graciosa, dulce y maravillosa persona que es ella. Entonces cogió la compra y salió por la puerta. Yo nunca dije nada, no la llamé, sólo me quedé mirándola mientras se alejaba, admirado, sabiendo que era mi esposa y amo todo de ella. Ella raramente entra en Facebook, por lo que no verá este post y no podrá darse cuenta que en cierto modo ha sido traicionada hoy; pero pensé en compartirlo con todos ustedes, ya que soy sólo una cara desconocida de paso por esta vida y, al mismo tiempo, con la certeza de que otras personas ya tuvieron experiencias parecidas con las personas que aman, de una manera u otra, y que saben que ésos son momentos perfectos.

Moraleja de la historia: es bueno mirar a aquellos que amamos como si fuera la primera vez siempre que sea posible, para recordar lo afortunados que somos de tener a esas personas en nuestras vidas”.

Y esa mirada puede hacer la diferencia en cualquier relación, ¿no es así? Estoy seguro de que si ejercitamos esa forma de mirar, tendremos historias increíbles para contar.