Aunque algunos padres no le dedican tiempo a la preparación de la merienda escolar de sus hijos, se trata de un alimento al que hay que prestarle atención.

Por no levantarse temprano o por evitar la fatiga, hay quienes envían a sus niños con alimentos que no aportan ningún beneficio al organismo, sino todo lo contrario.

Los preparativos para iniciar un nuevo año escolar, con la preocupación de los padres responsables, no solo abarcan útiles escolares, sino también qué ofrecer en las meriendas a sus hijos.

“Cada día estamos concientizándonos más de que una alimentación balanceada juega un papel determinante en el crecimiento y desarrollo de los niños. Además de que será en gran parte responsable del estado futuro de su salud”, señala Aleida Hilario, nutrióloga clínica de la Unidad de Nutrición y Trastornos Metabólicos del Centro Médico Naco.

La especialista dice que es importante saber que las meriendas no deben sustituir comidas principales como el desayuno, el cual es indispensable para un buen funcionamiento y rendimiento en el niño.

Hilario ofrece algunas sugerencias que pueden ayudar al momento de elaborar la merienda, para que esta forme parte de una alimentación sana y equilibrada.“Evite las golosinas, alimentos saturados de azúcares, sal y grasas”, aconseja. Dentro de sus recomendaciones, la especialista indica que hay que incentivar al niño a preparar su merienda. “Hágalo participe, siempre orientándolo hacia alimentos sanos”. “Trate de disponer de los ingredientes y alimentos que necesita, por ejemplo, frutas que sean fáciles de transportar como uvas, manzanas o ciruelas”, dice la nutrióloga.

Para evitar contratiempos, también se aconseja preparar la merienda con anticipación y para obtener mayor aceptación, aconseja preguntarle al niño sobre sus preferencias.

A los niños no les gustan las complicaciones. Prefieren los alimentos rápidos de comer, debido a que quieren aprovechar su tiempo de recreo. Lo mejor es que puedan abrir y manipular con facilidad lo que lleven.

“Ser creativo al momento de presentarles las meriendas también hará más atractiva la oferta y aumentará la probabilidad de que las consuman”

La nutrióloga dice que de deben incluir fuentes de hidratos de carbonos que aportan energías como los cereales integrales, y vitaminas y minerales que las pueden aportar las frutas. Además los padres deben procurar que los niños consuman “fuentes de proteínas tales como la mantequilla de maní y lácteos que contribuyen con su formación muscular y ósea”.

 

FUENTE: http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=60158