Bienvenidos a 2016, el año del Mono de Fuego, una época de cambios. Un año de abundancia. Un tiempo donde todo se multiplica.

El año del Mono comenzó el 8 de febrero y el restaurant P.F.CHANG’S no perdió la oportunidad de festejar este nuevo año.

F. CHANG’S nace hace 25 años en Scottsdale, Arizona y hoy son más de 200 restaurantes alrededor de los Estados Unidos.

P.F. CHANG’S llega a México hace 5 años y en ese tiempo ha logrado posicionarse en el gusto de los mexicanos. Sus platillos preparados con esmero, siguen al pie de la letra las recetas originales. Todos los productos utilizados son de máxima calidad y cuidan con esmero todos los detalles para que cada plato cumpla con las expectativas del comensal más exigente.

Para el Año del Mono, las instalaciones del restaurant fue el lugar ideal para dar la bienvenida a este animal travieso y versátil. Vestidas de rojo, unas lindas niñas nos dan la bienvenida con la característica inclinación china. El lugar decorado en tonos de rojo; del techo cuelgan globos de mache también rojos y sobre las mesas descansan los ya tradicionales árboles de los deseos.

Estos arbolitos, son de ramas fuertes donde cuelgan figuritas de Monos, campanitas y las tradicionales tarjetas rojas donde cada quien escribe sus deseos para este nuevo año  con la esperanza que una vez escritos el universo cumplirá su trabajo y seremos sorprendidos con lo que tanto anhelamos.

El ambiente ya nos envolvía, nuestros ojos atentos se distrajeron un momento. Nos acompañaban a nuestra mesa. Ahí nos esperaba ya con bebidas muy variadas. Tomamos asiento, la música agradable nos permitía platicar sin gritos, podíamos seguir disfrutando.

Para la ocasión, un menú especial se había preparado. Seis platillos inundarían nuestra mesa. Para abrir boca, llegaron los wontons de cangrejo. Los wontons simbolizan la prosperidad por la manera en que están rellenados y doblados. Son un sello de riqueza. Los saboreamos aún más.

Celebrando la abundancia siguieron  los platos. Kung Pao chicken, Sweet and sour pork fueron los primeros en llegar. Los comimos en calma. Sin haberlos terminado el Crispy honey shrimp ya estaba en la mesa.

Y asi fueron llegando todas las sorpresas que P. F. CHANG’S tenía para nosotros. No solo la comida, también había regalos y la oportunidad de participar en una rifa de 3 viajes a China. Todos contentos seguimos celebrando.

En nuestra mente ya estaba la idea de volver con los amigos a disfrutar de cada uno de los platos que el menú tiene y que no probamos está vez.

Compartir