Francesco Negri escribió, incluso, una obra para explicar el modo de uso, la posición del cuerpo del esquiador y la mejor manera de utilizarlos.

 

Francesco Negri es conocido en Italia por haber sido el primer turista extranjero en llegar al Polo Norte. Pero no sólo: además de explorador, científico y escritor, era sacerdote católico de la Compañía de Jesús.

En uno de sus viajes a territorios nevados del norte de Europa inventó y usó los primeros esquíes. De hecho, es también el primero en llamarlos así.

Las peripecias de ese viaje quedaron recogidas en una obra que póstumamente (1700-1701) se intituló “Viaggio settentrionale” («Viaje septentrional»), en la que describe el modo de uso que se les debe dar a los esquíes, la posición del cuerpo de quien los tiene puestos y la mejor manera de utilizarlos.

Aunque el invento fue acogido entre algunos de los nativos de Suecia, país visitado por el padre Negri, (incluso por algunos mandos militares), no fue sino hasta poco más de un siglo después que la nueva herramienta también encontró acogida en su natal Italia, y de ahí se mundializó hasta –como sucede hoy en día– ser parte del bagaje de los deportes olímpicos.

FUENTE: http://www.voxfides.com/columnas/1695-el-esqui-un-deporte-inventado-por-un-sacerdote-catolico