Si están leyendo estas líneas seguramente han experimentado esa sensación de maripositas enojadas dentro de su estómago… y actuado en consecuencia, haciendo cosas que a la mejor no nos sentimos tan orgullosas.

La Real Academia define los celos como una sospecha, inquietud o recelo de que la persona que amamos haya puesto su afecto en otra, o de que alguien pretenda alcanzar o disfrutar de algún afecto u objeto que sea nuestro.

Lo que sentimos es inquietud, ansiedad y desconfianza, mezclado un poco con inseguridad y miedo de perder algo que amamos. Esto puede traducirse en frustración o enojo de pensar que esa persona se puede fijar o ir con otra.

Los celos son perfectamente normales y todas las personas los experimentamos de alguna manera u otra en diferentes momentos de nuestra vida. Tanto hombres como mujeres tenemos este sentimiento, aunque los hombres tienden a demostrarlo más abiertamente o con enfrentamientos más directos, además, en muchas culturas los celos masculinos están más justificados que los nuestros.

Relación con la autoestima

Cuando los celos se salen de control de maneras irracionales, el origen está en nuestra autoestima. Lo que pensamos de nosotras mismas nos lleva a creer que no somos lo suficientemente buenas, bonitas o inteligentes, y tememos que nuestra pareja piense lo mismo.

Es importante entender que si un chico está con nosotras es porque nos encuentra  atractivas, sexys, y perfectas para ser su pareja. Eso quiere decir que no le gusta más la vecina o tu mejor amiga, le gustas tú. Pero tienes que creerlo desde el fondo.

Sí, es verdad que los hombres tienden a ser infieles. Sí, probablemente te pase más de una vez en la vida. Pero su infidelidad no tiene nada que ver con nosotras. No es que no seamos bonitas, guapas, inteligentes, el problema no está en nosotras, sino en su mente y sus necesidades afectivas. Pero para entender esto tenemos que ser mujeres fuertes y seguras de nosotras mismas.

Es importante trabajar en nuestra autoestima para no sentir celos por cualquier cosa. Una vez logrado esto debemos entender que es normal sentir celos de vez en cuando, incluso sano… nos recuerda que estamos vivas y que no debemos dar nada por sentado.

¿Qué hacer si siento celos?

Ahora, una cosa es sentir y otra cosa es hacer. Los sentimientos se sienten y no hay forma de controlarlos, no puedes obligarte a sentirte bien o mal a tu gusto, lo que sí podemos controlar es lo que hacemos con lo que sentimos.

El primer paso es identificar el origen de nuestros celos, ¿qué situaciones los disparan? ¿En qué momento se acciona el sentimiento?

Cada vez que sientas celos, ponte en sus zapatos. Pregúntate si él tendría motivos para ponerse celoso si fueras tú la que estuviera viviendo la situación. Es decir, si ardes en llamas porque le suena el celular a media noche, pregúntate si habría necesidad de que él se incendiara si sonara el tuyo. Recuerda que bien puede ser tu mamá, una amiga en problemas, o una emergencia. Esto te permitirá racionalizar los celos.

No tengas miedo de compartir tus sentimientos con tu pareja. Dile las situaciones en las que te pones celosa, y que te hace sentir incómoda cuando se fija en el escote de tu amiga. No te prometemos que deje de hacerlo, pero probablemente sea más discreto para evitar tu enojo. Debes recordar que los hombres se fijan en el físico de otras mujeres por default, eso no quiere decir que prefiera estar con ella.

Salir con tus amigas te ayuda a despejar tu mente de sentimientos negativos. Hazlo cuando él salga con sus amigos, y luego platiquen sus salidas. Te darás cuenta de que en la mayoría de los casos, pasaron la noche hablando de futbol.

¿Qué las hace sentir celosas?

FUENTE: http://www.actitudfem.com/amor-y-pareja/comunicacion/por-que-siento-celos