Ha transcurrido año y medio desde la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines y todavía los expertos siguen haciéndose la misma pregunta ¿qué ocurrió realmente aquel fatídico 8 de marzo de 2014?

Son muchas –y excesivas– las hipótesis que se ha tejido desde que el Boeing 777, que cubría la ruta Kuala Lumpur-Beijing con 239 personas a bordo, desapareció misteriosamente, como un fantasma, de las pantallas de radar mientras volaba por sobre las aguas del mar de la China Meridional.

¿Explotó en el aire, como han llegado a sugerir, tras ser impactado durante un ejercicio militar conjunto entre Estados Unidos y Tailandia en el mar de la China Meridional?

¿O más bien fue secuestrado por Irán o robado por el talibán de Pakistán con el propósito de que algún día sea utilizado en contra de intereses estadounidenses?

¿Acaso lo derribó un submarino chino con un misil debido a que en su interior había una “persona de interés” que no convenía mantener con vida?

¿Lo destruyó un grupo corporativo para eliminar ciertas evidencias en una disputa por un asunto de patentes?

¿Quizás todo se debió a un suicidio del piloto?

¿O fue objeto de un ataque ciberterrorista y por medio de un teléfono inteligente operado desde tierra se logró desconectar el piloto automático?

¿Atravesó un portal o vórtice y pasó a otra dimensión?

¿O simplemente fue abducido por alienígenas?

Demasiadas hipótesis y ni una sola respuesta clara.

La teoría de abducción por parte de una civilización extraterrestre ha cobrado fuerza luego de que la coalición multinacional conformada por Australia, China, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos emprendiera una operación de búsqueda marítima y aérea de búsqueda –la mayor y más costosa de la historia– no arrojara los resultados esperados.

Hasta el momento han sido hallados los restos de lo que se conoce como “flaperón” –una superficie de control del avión situada en el ala que actúa como alerón y solapa a la vez– que pudieran ser del MH370, aunque tampoco esto ha sido confirmado. Los fragmentos aparecieron en las inmediaciones de isla francesa de La Reunión, en el Océano Índico, a unos 4.000 kilómetros de donde se cree desapareció la nave.

Por otro lado, ningún país, grupo terrorista o entidad tecnológica, corporativa o militar del planeta Tierra se ha atribuido la autoría de la desaparición.

Interrogantes sin respuesta

De acuerdo con el sitio web especializado en materia extraterrestre UFO Blogger, el jefe de la Fuerza Aérea de Malasia, Rodzali Daud, llegó a reconocer que un radar militar de ese país detectó un objeto volador no identificado en el área del Estrecho de Malaca –un corredor marítimo que une, al norte, el mar de Andamán y parte del Océano Índico, y al sur el mar de la China Meridional– una hora después de la desaparición del vuelo MH370 de las pantallas de control de tráfico aéreo.

Luego, por supuesto, no habló más del asunto.

Ese 8 de marzo –día claro y despejado, óptimo para volar–, el MH370 se encontraba a más de 35.000 pies de altura. No había transcurrido una hora desde su despegue cuando la señal dejó de titilar en las pantallas de los radares. Casi de inmediato, en paralelo con el dolor por la tragedia, surgieron las interrogantes: algo no estaba claro en el incidente, pues cuesta creer que una nave de semejantes dimensiones (longitud de 64 metros, envergadura de 61 metros, peso de casi 300 toneladas y capacidad de hasta 441 pasajeros) desapareciera así como así, de un instante a otro y sin dejar rastro.

Todavía los expertos en seguridad aeronáutica no logran explicarse cómo es que un avión –ese avión– pudo descender de 35.000 pies a 0 pies de altura (si es que lo hizo) en un milisegundo y sin que nadie lo notara. Tampoco se comprende cómo es que, en todo el tiempo transcurrido desde el día del siniestro, no se haya encontrado una sola pista concreta, ni siquiera la caja negra.

Otros se preguntan muy legítimamente por qué los satélites no registraron una explosión en el aire o un amarizaje forzoso.

Y una duda todavía más inquietante ha corrido un velo de misterio al suceso: de acuerdo con publicaciones de medios chinos, muchos familiares de los pasajeros aseguran haber marcado los teléfonos celulares de éstos y haber tenido recepción de señal, algo imposible si los aparatos hubiesen sido destruidos por una explosión.

¿Acaso lo abdujo la Federación Galáctica?

Para los ufólogos, la respuesta a esas y otras interrogantes radica en la intervención de una inteligencia extraterrestre superior. El avión simplemente está manos de alienígenas.

Sin embargo, todavía no logran ponerse de acuerdo en el posible paradero del MH370: algunos sostienen que el avión de Malaysia Airlines fue secuestrado por lo que se conoce como Federación Galáctica y otros afirmas que fue abducido por seres que habitan en las aguas submarinas de la Fosa de las Mariana, a más de 10.000 metros de profundidad.

De hecho, en un comunicado dado a conocer por el sitio web argentino akashadelsur.com, la Federación Galáctica –la supuesta entidad que agrupa distintas civilizaciones extraterrestres–, al mando del comandante Ashtar, se atribuyó la autoría del hecho con el fin de conjurar la Tercera Guerra Mundial en la Tierra tras los acontecimientos en Ucrania, con la invasión rusa y la posible respuesta armada de Estados Unidos.

“El vuelo 327 de Malaysia es secuestrado por naves de la Federación Galáctica y llevado al centro del planeta, Agartha (el nombre que recibe un mítico continente ubicado al interior de la Tierra), donde los tripulantes, todos trabajadores de la Luz advertidos de antemano, se encuentran sanos y salvos”, sostiene el comunicado.

“El avión es en sí mismo la declaración de la Federación Galáctica de desclasificarse ella misma”, añade.

Vale señalar que la existencia de tal federación todavía no ha podido ser demostrada. Sin embargo, ante la falta de respuestas concretas, este tipo especulaciones se han ido tornando en certezas en las cabezas de mucha gente.

Hay, incluso, quienes han aportado presuntas pruebas de que no estamos solos en el universo y que el avión de Malaysia Airlines fue, en efecto, abducido por alienígenas.

Basta echar un vistazo a los videos publicados por el usuario RegicideAnon en YouTube. En ellos aparentemente se ve el desplazamiento de un avión por el aire –correspondería al MH370– y la aparición de tres objetos circulares que lo envuelven, lo rodean, vuelan a su alrededor y repentinamente éste desaparece.

Por supuesto, la autenticidad del video ha sido puesta en duda por las autoridades malasias.

Por otro lado, la periodista Alexandra Bruce, del sitio web ForbiddenKnowledgeTV.com, reportó la existencia de un video de las lecturas del radar de un avión espía estadounidense el mismo día de la desaparición: en él aparece un objeto de forma circular que podría ser la nave interplanetaria que secuestraría el Boeing 777 de Malaysia Airlines.

De hecho, una encuesta realizada por CNN en 2014 determinó que uno de cada 10 estadounidenses cree que “alienígenas del espacio, viajeros del tiempo o seres de otra dimensión” tiene que ver con la desaparición de la aeronave.

Malasia: centro de actividad extraterrestre

Ante la duda, vale destacar que Malasia (también China y Vietnam, pero los férreos regímenes comunistas de estos dos se han encargado de ocultarlo al público), son regiones de intensa actividad energética y, por tanto, ufológica.

Desde principios de la década de 1950 y con pasmosa regularidad, en ciudades de Malasia como Kuala Lumpur, Penang, Kota Marudu y Seremban se han registrado decenas de avistamientos de ovnis y de humanoides.

El malasio Ahmad Jamaludin, una eminencia en investación ufológica y autor de los libros “60 años de evidencias desatendidas: un análisis de los reportes globales sobre encuentros con humanoides (1946 -2006)” y “Un resumen de objetos voladores no identificados y eventos relacionados (1950-1980)”, ha hecho un registro pormenorizado de estos avistamientos.

El experto describe a los humanoides como “entidades” de tres pulgadas de altura (7,62 centímetros) y de seis pulgadas (15,24 centímetros).

“Hasta la fecha, no ha habido registros en Malasia de encuentros con humanoides que midan más de seis pulgadas”, afirma Jamaludin en un texto titulado “Encuentros humanoides en Malasia”.

Por lo general, de acuerdo con los informes, los avistamientos de estos seres –conocidos entre los locales como Orang Kenit o la Gente Pequeña– se producen en las cercanías de escuelas primarias: los niños son quienes más los ven y esa es la razón por la cual su existencia no es tomada en serio por las autoridades y la comunidad científica.

Jamaludin sostiene que estas entidades han sido vistas en muchas ocasiones juntos a pequeños ovnis, del tamaño de un plato o de una llanta.

¿Pertenecen estos humanoides a la Federación Galáctica? ¿A pesar de su tamaño podría tener vinculación con naves de mayor tamaño lo suficientemente grandes como para realizar viajes intergalácticos (o a través de vórtices dimensionales) o para abducir un Boeing 777 con fines eminentemente pacifistas? Jamaludin no puede asegurarlo, de modo que que esta historia continuará…

Fuente: https://es-us.noticias.yahoo.com/está-el-vuelo-mh370-de-malaysia-airlines-en-poder-231633858.html

Compartir