La declaración que hizo la canciller alemana sobre el «peligro de islamización de Europa» durante un debate público en la Universidad de Berna (Suiza), ha sorprendido a los medios de comunicación: Merkel ha instado a sus compatriotas a ir más a menudo a la iglesia y a conocer más la Biblia.

Recordó que la mejor respuesta es «tener el valor de ser cristianos, saber fomentar el diálogo [con los musulmanes], volver a la iglesia, sumergirse de nuevo en la Biblia”.

Cuando una mujer del público le preguntó cómo iba a “proteger a Europa y a su cultura de la islamización”, la canciller, quien está muy implicada en la resolución de la crisis de los migrantes, dijo que el miedo al Islam no va a contribuir en nada a mejorar la situación.

La afluencia de refugiados y los debates que ésta crea constituyen también la oportunidad “para investigar un poco más acerca de nuestras propias raíces”. Para dialogar y hablar acerca de uno mismo, es necesario conocerse y entenderse.

Merkel, que es hija de un pastor protestante, invita a los europeos a redescubrir los tesoros del cristianismo y de su fe.