¿Te imaginas poder activar el piloto automático en tu coche como si pilotaras un avión y relajarte tranquilamente contemplando la carretera? ¿Suena a ciencia ficción?

Pues no lo es.

Volvo y Tesla exhibieron sus avances en el campo de la autoconducción, algo que se verá en las calles antes de lo previsto.

Al igual que otros sistemas semiautónomos de Mercedes, Audi y Volvo, el de Tesla, fabricante de autos eléctricos de alta gama, mantiene el automóvil dentro de su carril y a cierta distancia del vehículo que se encuentre al frente. Puede encontrar un sitio para estacionar el auto y realizar la maniobra. Además utiliza cámaras y sensores para advertir al conductor sobre potenciales colisiones laterales.

Tesla Motors está superando a sus competidores con el primer sistema que permite a los vehículos cambiar de carril por sí mismos. El nuevo software de sus modelos Model S y Model X permite cambiar de ruta o activar los frenos en forma automática. A futuro incorporará una conducción 100% autónoma.

Volvo, en tanto, anunció que cien unidades de su XC90 circularán por Suecia en 2017, cuando su sistema IntelliSafe comience a ser probado de manera oficial. Sus vehículos podrán girar, acelerar y frenar por sí solos y llegar a su destino de la forma más cómoda y segura. La armadora anunció además que se hará cargo de los gastos en caso de que uno de sus autos protagonice un accidente.

Sin embargo, los conductores deben mantener sus manos sobre el volante y el sistema de piloto automático repicará para recordárselos si no lo hacen. Un sistema totalmente autónomo que no necesite de colocar las manos en el volante está al menos a tres años de distancia desde un punto de vista técnico, aunque probablemente a los reguladores les tomará más tiempo autorizarlo.

Compartir