La ONU coincide con el papa en que más anticoncepción y aborto no detendrán el cambio climático, como opinan algunos científicos.

De ahí que el control demográfico no forme parte del programa para la conferencia mundial de la ONU sobre cambio climático a realizarse en París en diciembre.

Laudato si, la encíclica del Papa Francisco sobre «el cuidado de la casa común», en la que ratificó la teoría de un calentamiento global antropogénico (derivado de la actividad del hombre), denuncia a las organizaciones internacionales que condicionan la ayuda económica a la implementación de políticas de salud reproductiva. «Culpar al aumento de la población» en vez de al consumo y a los modelos de producción es una forma de «no enfrentar los problemas que se les presentan a los pobres», escribió el Pontífice.

El famoso alarmista ambiental Paul Ehrlich reprocha a Francisco el hecho de defender en Laudato si la enseñanza de la Iglesia en contra del aborto y la anticoncepción. Declaró al periódico The Guardian: «La idea de que cada mujer debería tener tantos bebés como quisiera para mí es exactamente lo mismo que decir que se debería permitir a todos tirar toda la basura que quisieran en el jardín de su vecino».

El último trabajo de la división de población de la ONU sobre demografía y medio ambiente demuestra que el aborto y la anticoncepción tendrán poco impacto sobre las emisiones de carbono en comparación con cambios en la producción y el consumo. El director de esta división, John Wilmoth, criticó al movimiento de cambio climático por ser demasiado alarmista. Explicó que hay poca incertidumbre en las proyecciones demográficas sobre el próximo siglo, pero que existe una total incertidumbre sobre las emisiones de carbono.

La Iglesia Católica es líder mundial en la denuncia de las ideologías inhumanas y degradantes que se encuentran detrás del control demográfico. ¿La ONU finalmente se está poniendo al día?

 

Explotación de mujeres con fines reproductivos

El pasado martes 13 de octubre, la Senadora Mely Romero Celis, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presentó ante el pleno del Senado de la República, la iniciativa con proyecto de decreto que reforma la Ley General de Salud para prohibir la gestación por sustitución, comúnmente conocida como maternidad subrogada o vientre de alquiler.

Esta iniciativa busca la protección de los derechos humanos de las mujeres y los niños involucrados: “Un país respetuoso de la dignidad humana no puede consentir que las personas, en especial las mujeres y los niños, sean tratados como objetos y no como sujetos que necesitan protección; para ello necesitamos erradicar las prácticas que facilitan el comercio humano: desde sus modalidades más crudas, hasta las que se llevan a cabo de manera velada, como es el caso de la explotación de mujeres con fines reproductivos”, puntualizó la senadora.

Para mayor información sobre la problemática de la Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos se presentó también en el Senado de la República el libro “Maternidad Subrogada: Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos”.

Compartir