Un viaje a Nueva York es cosmopolita. La ciudad de las ciudades en América abre un abanico para las diversiones, la cultura, el arte, la compra, el entretenimiento y la buena comida.

La oferta de hospedaje también es muy variada. Hay hoteles lujosos, hoteles de renombre, hoteles clásicos, famosos,  de cadenas, pequeños y grandes. Esta variedad puede confundir al viajero pero también logra cumplir a la perfección todas las necesidades específicas y excéntricas que un turista pudiera tener.

Entonces,¿ por qué yo elegí el Hotel Americano ?

Lo principal, por ser de una firma mexicana. Grupo Habita hace gala de su nombre y buen gusto para crear un hotel diferente y especial.

Por su excelente ubicación. En el barrio de Chelsea con una vista espectacular al High Line Park nace un edificio vanguardista diseñado por el arquitecto mexicano Enrique Norten.

Por sus habitaciones. Inspiradas en el tradicional alojamiento japonés, los cuartos se crean en la idea del «ryokan» con sus tatamis. Sobre ellos sábanas de 400 hilos de algodón y frazadas de alpaca. Los baños bien surtidos con productos Le labo, toallas turcas, pantuflas de lana, batas de baño de Loden Dager, además de los gadgets más modernos y útiles para hacer la estancia aún más placentera.

Por el Sunday Jazz Brunch. La mezcla de ritmos al son del cha-cha-cha, del mambo y de la música cubana hacen que el Grupo Irék te ponga a bailar.

Por la bicicleta que espera en la puerta del hotel para pedalear las calles de Nueva York.

Por la promoción especial de vacaciones de 4×3 para estas fiestas.

No. Yo elegí el Hotel Americano por el excelente servicio que brindan a cada uno de sus huéspedes lo que hace al hotel un segundo hogar del cual es muy difícil decir adiós.

 

 

Compartir