Itongadol/AJN.- Hoy se cumple un nuevo aniversario del asesinato del ex primer ministro israelí Itzjak Rabin z’l, quien falleció el 4 de noviembre de 1995 luego de haber recibido un disparo de Igal Amir, miembro de la derecha militante israelí de ese momento.Rabin nació en la ciudad de Jerusalem el 1 de marzo de 1922, hijo de padres que fueron integrantes de la Tercera Alía. En 1941 finalizó sus estudios secundarios en la Escuela Agrícola Kaduri y fue distinguido como uno de los mejores alumnos. Luego se unió al Palmaj, la fuerza de elite de la Haganá, organización militar clandestina de defensa de la población judía de Eretz Israel, donde se destacó y se desempeñó como oficial.

Luego del establecimiento del Estado de Israel y la constitución del Tzahal, el Ejército de Defensa de Israel, inició la carrera militar en la que se destacó permanentemente hasta alcanzar a los 32 años el puesto de general de división. Luego fue designado séptimo Ramat Kal (jefe del Estado Mayor) (1962-1967) y promovido al rango de teniente general. Rabin desarrolló una doctrina de combate basada en el movimiento y la sorpresa, que fue empleada con éxito en la Guerra de los Seis Días.

En enero de 1968, al asumir Jaim Bar Lev como Ramat Kal, se retiró e ingresó en la política. Varios meses después fue designado embajador en Washington, cargo que ocupó hasta 1973 y en el que tuvo una activa participación en la promoción de la «cooperación estratégica» con los Estados Unidos, que llevó a la masiva ayuda militar estadounidense a Israel.

Poco antes de la Guerra de Iom Kipur llegó a Israel y integró al partido Laborista, siendo elegido miembro de la Knesset (parlamento israelí) en las elecciones de diciembre de ese año. A su vez fue designado ministro de Trabajo por la primer ministro Golda Meyer en marzo de 1974.

La situación creada como consecuencia de Miljemet Iom Kipur hizo que Golda Meyer y todo su gabinete renunciara, hecho que lo catapultó al cargo de primer ministro, designado por la Knesset el 2 de junio de 1974, convirtiéndose en el quinto en la corta historia del Estado de Israel y el primero nacido en el país.

Bajo el liderazgo del Estado de Israel tuvo un estilo franco, directo y a veces llano hasta el punto de parecer rudo. Tuvo que hacer frente a la necesidad de rehabilitar al Tzhal y reconstruir la confianza pública en el liderazgo militar y político, solucionar problemas sociales y mejorar la economía del país, tarea que se vio complicada por escándalos internos, una creciente intranquilidad industrial y rivalidades personales dentro del gabinete.

En 1975 Rabin concluyó el Acuerdo Interino con Egipto, que condujo a la retirada israelí del Canal de Suez a cambio del libre tránsito de la navegación israelí por él. Un resultado de este acuerdo fue la firma del primer Memorándum de Entendimiento entre el gobierno de Israel y los Estados Unidos, asegurando el apoyo estadounidense a los intereses israelíes en la escena internacional y una renovada ayuda de ese país.

En julio de 1976, el gobierno encabezado por Itzjak Rabin ordenó la «Operación Entebbe» para el rescate de los pasajeros del avión de Air France secuestrados por terroristas y conducido a Uganda. En esta osada operación, a miles de kilómetros de distancia de casa, casi la totalidad de los rehenes fue liberada y transportada ilesa a Israel, mientras que el comandante de la operación, teniente coronel Yonatán Netaniahu, resultó muerto en el combate en el aeropuerto de allí.

En 1977, luego de un período de crisis económica y social, un voto de desconfianza en la Knesset  lo obligó a llamar a elecciones anticipadas y el  partido Laborista lo designa como candidato a primer ministro en las elecciones que se llevarían a cabo a mediados de ese año, postulación a la que se ve obligado a renunciar como consecuencia de la difusión de que su esposa Lea mantuvo una cuenta de ahorro en dólares abierta en los Estados Unidos luego que concluyera su misión diplomática.

Su retiro de la vida política activa fue relativamente corto, pues en las elecciones siguientes ingresó nuevamente a la Knesset y en 1984 ocupó el cargo de ministro de Defensa en los dos gobiernos de unidad nacional liderados por Isaac Shamir, hasta marzo 1990, cuando el partido Laborista se retiró del gobierno y se convirtió en opositor.

Rabin triunfó en las elecciones primarias que efectuó el laborismo, con vistas a las elecciones de renovación de la Knesset en junio de 1992, y se convirtió en el líder del partido y su candidato a primer ministro.

Al triunfar el partido Laborista en esa elección fue designado Primer Ministro y ministro de Defensa por segunda vez, período en el que se destaca el inició y la conclusión del proceso de negociaciones con los palestinos denominado “Acuerdos de Oslo”, que finalizaron en la ciudad de Washington con conversaciones directas entre Rabin, Shimon Peres, ministro de Relaciones Exteriores, y Yasser Arafat. En estas el presidente estadounidense Bill Clinton actuó como mediador y se firmó un acuerdo final, denominado “Declaración de Principios”, el 13 de septiembre de 1993 en los jardines de la Casa Blanca, lo que les valió a los tres signatarios recibir el Premio Nobel de la Paz.

En 1994 el gobierno encabezado por Itzjak Rabin firmó un tratado de paz con Jordania, pese a lo cual recrudecieron los atentados terroristas palestinos como también las versiones de que se desmantelarían los asentamientos de Gaza, Yehuda y Shombron, situación que se profundizó durante 1995, en que diversos líderes políticos israelíes, entre ellos el ministro Yossi Beilin, estarían dispuestos a entregar una parte de la ciudad de Jerusalem a los palestinos

Estos hechos enrarecen la situación política israelí y se producen manifestaciones tanto contrarias como favorables al accionar del gobierno. En una de estas últimas, efectuadas el Motzeir Shabat (luego de la finalización del Shabat) en la plaza Melej Israel (Reyes de Israel) de la ciudad de Tel Aviv, el 4 de noviembre de 1995, luego de pronunciar un discurso defendiendo las conversaciones de paz con los palestinos, Isaac Rabín z’l fue asesinado por Igal Amir miembro de la derecha militante israelí de ese momento.

El magnicidio sumió en duelo a toda la población judía mundial, asombrada y sorprendida por lo ocurrido, quien a partir de 1996 honra anualmente la memoria del líder asesinado, cuyos restos descansan en cementerio de Har Herzl, en la ciudad de Jerusalem

Compartir