No existe fecha en el calendario que el mexicano no aproveche para celebrar.  Le gusta la fiesta. Le gusta el relajo. Le gusta la bulla.  El día de muertos no sería la excepción.  El mexicano juega con la muerte, se amiga para que no llegue por sorpresa.  La idolatra y la respeta, pero también se burla y la siente. La llora y la ríe. La platica y la calla.  XANTOLO es esto.

Xantolo es la ocasión irrepetible de honrar y celebrar aquellos que se nos adelantaron. Es la oportunidad para vivir la muerte con alegría. De bailar con ella. De rendirle homenaje con ofrendas, altares, comparsas y exposiciones. De respetar las tradiciones.

Cada municipio de San Luis Potosí vive Xantolo.  Así en Xilitla, se celebra el Festival de Todos los Santos y en Aquismón  entre otros atractivos hay un desfile de catrinas. En algunos panteones hay los ya conocidos velorios y hermosos altares con flores de muchos colores que dan un toque mágico a esos lugares tan oscuros y lúgubres.

A pesar de la tristeza, todos se reúnen con un ánimo alegre para vivir un momento en el espacio donde vivos y muertos pueden nuevamente estar juntos.

San Luis Potosí  del 31 de octubre al 2 de noviembre se viste de fiesta para homenajear a los muertos,  y para reafirmar lazos de identidad y espiritualidad.

A Xantolo podemos llevar nuestros muertos,  aquellos que nos habitan y que recordamos.

Con una  gastronomía de primera y la hospitalidad que caracteriza al pueblo potosino tendremos la oportunidad de vivir una vez más uno de los ritos que más nos enorgullece, nuestro Día de Muertos.

 

 

Compartir