Erma Bombeck era una humorista Norteamericana que ganó popularidad gracias a su columna en diarios como el  Dayton Journal Herald o el Dayton Shopping News, donde describía el día a día de la vida en los suburbios, desde mediados de los años 70 hasta finales de los 90. Erma escribió esta pieza luego de enterarse que padecía un cáncer terminal:

  1. Me habría ido a la cama cuando estaba enferma en vez de pretender que la tierra se pararía si yo no estuviera en ella al día siguiente.
  2. Hubiera encendido la vela rosada en forma de rosa antes de que se derritiera guardada en el armario.
  3. Habría invitado a mis amigos a cenar sin importar que la alfombra estuviese manchada y el sofá descolorido.
  4. Habría comido las palomitas de maíz en el “salón de las visitas” y me habría preocupado menos de la suciedad cuando alguien quisiese prender el fuego en la chimenea.
  5. Me habría dado el tiempo para escuchar a mi abuelo divagando sobre su juventud.
  6. Habría compartido más de las responsabilidades que llevaba mi marido.
  7. Nunca habría insistido en llevar cerradas las ventanas del carro en un día de verano porque me acababa de peinar y no quería que mi pelo se desarreglara.
  8. Me habría sentado en el prado sin importar las manchas de la hierba.
  9. Habría llorado y reído menos viendo televisión y más mientras vivía la vida.
  10. Nunca habría comprado algo debido a que era práctico, no se ensuciaba o estaba garantizado para toda la vida.
  11. En lugar de evitar los nueve meses de embarazo, habría atesorado cada momento y comprendido que la maravilla que crecía dentro de mí era mi única oportunidad de asistir a Dios en un milagro.
  12. Cuando mis hijos me besasen impetuosamente, nunca habría dicho “más tarde, ahora ve y lávate para la cena». Habría habido más “te quiero” y más “lo siento”.
  13. Pero sobre todo, quiero darle otra oportunidad a la vida, aprovechar cada minuto, mirar las cosas y realmente verlas…, vivirlas y nunca volver atrás.
  14. No te preocupes sobre a quién no le agradas, quién tiene más o quién hace qué. En lugar de eso, atesora las relaciones que tienes con aquellos que de verdad te quieren.