¿Te consideras mujer independiente? ¿Te dan miedo las mujeres independientes?

Leyendo en Facebook una de esas publicaciones en las que la gente comparte listas y artículos entretenidos, me llamó la atención este tema confuso, como tantas otras cosas en la actualidad.

La sociedad proclama un falso sentido de aceptación y una supuesta mentalidad abierta, pero al mismo tiempo se emiten mensajes contrarios.

Impulsamos a las mujeres de hoy a expresar abiertamente lo que piensan y cuando lo hacen les decimos que son radicales y difíciles de querer, y les hacemos sentir que las mujeres con opinión no son bienvenidas en este mundo.

Las motivamos para que confíen en sí mismas; sin embargo, cada canción en la radio y cada historia en la TV o en el cine, se trata de una ‘niña’ manifestando cómo quiere al hombre y sobre todo, cómo lo necesita.

Les recalcamos la importancia de que sean autosuficientes, pero les aconsejamos que se casen con hombres exitosos.

¿Qué impide que la sociedad acepte a una mujer independiente de forma real y honesta? El miedo.

¿De dónde surge el miedo? ¿Por qué la gente se siente tan amenazada por una mujer independiente? ¿Por qué asusta tanto una mujer que vive de acuerdo con sus propias reglas? Porque no le da miedo meterse en problemas. Porque ‘consecuencia’ no es más que una de muchas palabras y porque no teme tener una opinión y expresarla, aunque difiera de todos los demás.

Una mujer independiente tiene ideas independientes; tiene la forma de libertad más poderosa de todas: libertad de pensamiento.

Y es bueno saber que no tiene miedo de compartir su fresca perspectiva ni su bien educado punto de vista; no se le puede lavar el cerebro para que piense o sienta de determinada manera, sobre todo si va en contra de su firme código de ética.

Una mujer independiente tiene los genes de una revolucionaria y sus valores son irrompibles porque no necesita la validación de nadie.

La confianza de una mujer independiente no depende de otros, tiene su origen en algo mucho más poderoso y estable: ella misma. Su autoestima es SUYA y no depende de cumplidos superficiales, es verdadera confianza.

No cambia según el estado de ánimo de los que la rodean y eso le da miedo a la gente.

No le apena mostrarse orgullosa de sus triunfos, no se esconde atrás de una máscara  de ‘falsa modestia’, no se ‘achica’ y aparenta que no está súper orgullosa de sí misma por haber logrado algo ‘cañón’.

¿Por qué empujamos a las mujeres a quitarle importancia a sus logros? Las elogiamos y luego las juzgamos porque contestan ‘gracias’ en lugar de decir ‘fue una cosa de nada’.

Una mujer independiente es ‘aterradoramente’ honesta y si hiciera como que no está orgullosa de sí misma, estaría mintiendo: el peor de los pecados.

Una mujer independiente es intimidante porque no es intimidada por la jerarquía ni por nada. Sabe que puede valerse por sí misma y que no hay ninguna razón para asustarse mientras no esté físicamente en peligro. Por eso se le ve como una criatura intimidante, especialmente para los que usan tácticas baratas de miedo para ganar respeto.

Una ‘niña’ independiente ve a través de la máscara y entiende que la autoridad está fundada en el respeto y no en acciones poco amables y en palabras groseras.

Una mujer independiente no requiere un afecto que la sostenga para vivir, pero añora desde el fondo de su corazón encontrar el amor.

Una mujer independiente, extrovertida e inteligente sabe  que no le va a caer bien a todo el mundo y, a diferencia de otras, lo acepta

Es dueña de sus pensamientos, sentimientos y opiniones con tal intensidad que el infinito flujo de desagrado que la sociedad dirige hacia ella, simplemente no es suficiente para detener que sea su propio, increíble, individual y auténtico yo.

Sus sentimientos van a ser heridos de vez en cuando; después de todo, no está hecha de piedra. Acepta que no todos los sentimientos van a ser buenos y está en paz con la idea de no ser universalmente querida y aprobada.

No puede evitar ser fiel a sí misma, a pesar de los aparentemente interminables obstáculos que tiene que enfrentar por ello.

Alguien independiente, sea mujer u hombre, no suele escoger la salida fácil. Por eso son los pioneros del universo, los protagonistas en libros de historia por su inmortal búsqueda de justicia, libertad y autoexpresión.

La mejor parte es ésta: Si te enamoras de una mujer independiente, ser correspondido es lo mejor que te puede pasar; ella no te quiere porque te necesite, te ama de verdad y ése es el amor más puro de todos.