Toma conciencia de tu vida

La vida es tan acelerada… Parece que nunca hay tiempo suficiente ni para respirar. Tomarte unos minutos para vivir en el presente, también llamado concientización (mindfulness), es una manera excelente de hacer una pausa en  el día.

Ya sea realizando profundos y concentrados ejercicios de respiración cuando estás en tu escritorio, meditando en casa o en contacto con la naturaleza, la concientización es una rutina relajante que te permite concentrarte sin distracciones, para acceder a un nivel más profundo de conciencia.

Además, practicar la concientización te ayudará a reducir el estrés y la ansiedad.

También sirve también para ponerte en modo místico, o sea, para orar. La oración es la forma cómo se comunica uno con Dios. Es básicamente imposible estar en un relación, mucho menos una que es fuerte e íntima, sin tener un diálogo constante. Todos los días aparta tiempo para orar. Recuerda que hay varias formas de hacerlo y proponte practicarlas todas.

Algunos ejercicios de concientización consisten en visualizar un lugar que te inspire paz o llevar un diario de gratitud, donde anotes todo aquello por lo que te sientes agradecido.