¿Me creerías si te digo que puedes disminuir tus arrugas mientras platicas en la siguiente comida familiar o aumentar tu memoria cuando te preparas para gritar ¡GOOOOOOOOL!?

La aceituna es el fruto del olivo. Su nombre en latín, ´oliva´, fue desplazado en ciertas regiones de España por el arameo zaytuna, que los árabes pronunciaban como az-zaytüna.

Las aceitunas son ricas en hierro, vitamina E y cobre, y son una excelente fuente de fibra. Algunas personas evitan su consumo porque creen que son muy altas en grasa, pero hay que considerar que éstas son grasas monoinsaturadas saludables que aumentan el colesterol bueno.

Por si fuera poco, ingerir diez aceitunas antes de cada comida reduce el apetito un 22%, según estudios realizados en Italia, ya que su digestión es lenta y estimulan una hormona que envía señales de saciedad al cerebro. Además, estos ácidos estimulan la producción de un químico que quema grasa un rato después de su ingesta.

Si tú quieres perder peso y tus hijos están en exámenes, las aceitunas son la botana perfecta, pues contienen químicos naturales que estimulan la memoria y transforman la grasa en energía, al tiempo que aumentan la hemoglobina en la sangre.

¿Sabías que las aceitunas de mesa reúnen los cuatro sabores básicos que detecta el paladar: ácido, amargo, dulce y salado?

No me extraña nada que los griegos relataran un mito sobre el origen de un árbol cuyos frutos son versátiles y buenos para la salud. Cuentan que Poseidón y Atenea buscaban ser el patrón de cierta ciudad griega. Para resolver el asunto, los otros dioses del Olimpo les dijeron que dieran a los habitantes de la ciudad un regalo. Poseidón golpeó con su tridente el suelo, del cual surgió un caballo, mientras que Atenea hizo brotar a las puertas de la Acrópolis un árbol cuyos frutos serían buenos para comer y del cual se obtendría un líquido extraordinario como alimento de los hombres, para aliviar sus heridas y con la capacidad de iluminar la noche. Como tal vez ya lo imaginabas, los dioses determinaron el triunfo de Atenea, con lo que le otorgaron el patrocinio de la ciudad, que desde entonces es conocida como Atenas y hasta el día de hoy tiene un olivo frente a la Acrópoils.

Si eres de los que empezaron a leer por lo que dije de las arrugas, te interesará saber que el ácido oléico y la vitamina E de las aceitunas, mantienen la piel suave y saludable mejorando la apariencia de las arrugas en un 20%.

Así que la próxima vez que sientas tu piel un poco deshidratada o te falte energía, ahórrate el costoso facial y dale a tu cuerpo un break de la cafeína, acompañando tu día con unas  ricas aceitunas.