Este Pueblo Mágico forma parte (y podría usarse como punto de partida) del magnífico Corredor de la Montaña del estado de Hidalgo. En Real del Monte se respira aún su pasado minero, tanto en sus casonas con balcones y calles empedradas, como en su tradición gastronómica donde los pastes son protagonistas. El poblado invita a los visitantes a conocer sus iglesias, sus leyendas, su mina y su misterioso Panteón Inglés en un ambiente tranquilo y casi siempre cubierto por la niebla.

Conoce más

A mediados del siglo XVI, en Real del Monte se establecieron importantes compañías mineras inglesas. Luego del auge de su explotación, las minas fueron abandonadas debido a la gran cantidad de agua que se encontraba en el subsuelo. José Alejandro Bustamante y Pedro Romero de Terreros continuaron con su explotación, a finales del siglo XVII, mediante novedosas técnicas de desagüe. A su muerte decae la actividad, pero en 1824 vuelven los ingleses y explotan las minas otros 20 años más, hasta que los costos de extracción resultaron más caros y las minas tuvieron que cerrar para siempre.

Para los amantes del futbol, se dice que en este Pueblo Mágico de Hidalgo se jugó el primer partido de balompié en México, entre trabajadores que laboraban en las minas hacia la segunda mitad del siglo XIX. Hay una placa conmemorativa en el terreno donde ocurrió.

Lo típico

Fiel a su tradición minera, Real del Monte ofrece al visitante artesanías elaboradas en plata, especialmente joyería. Con la técnica del repujado, también se elaboran ornamentos en madera y palma, así como canastas tejidas. Y si no vas preparado para el intenso frío, en las tiendas de artesanías podrás encontrar textiles de lana.

Fuente: http://www.mexicodesconocido.com.mx/real-monte-hidalgo-pueblos-magicos-mexico.html